Verstappen sorprende y gana en Malasia

A pesar de salir tercero, Max Verstappen logró por fin romper el maleficio que le afligía esta temporada 2017 y logró una celebrada victoria por delante de Lewis Hamilton y Daniel Ricciardo.

Ferrari puso fin a una cita catastrófica con un coche retirado antes de empezar y otro después de cruzar la línea de meta y a pesar de la buena actuación de Sebastian Vettel, no pudo llegar al podio. El resultado hace que Hamilton esté ahora 34 puntos por delante en la general y empiece a oler el título. Los pilotos españoles tuvieron un día para olvidar y ninguno de ellos logró sumar puntos.

La sesión clasificatoria del GP de Malasia puede haber sido decisiva con problemas en el turbo de Ferrari y Hamilton en pole.

El drama de Ferrari comenzó antes de la salida cuando, camino a la parrilla, Raikkonen reportaó por radio que tenía problemas en su motor, falto de potencia. El equipo intentó reparar el coche para que pudiera estar en carrera, pero tuvo que rendirse y el finlandés no llegó a arrancar. Esto dejó a los Red Bull como única alternativa evidente a Hamilton, que partía desde la 'pol'e. Inicialmente, Valtteri Bottas superó a Ricciardo y se lanzó a por Verstappen, pero la defensa del neerlandés fue suficiente para mantener a raya a su perseguidor, que pronto se vio superado por el australiano. Para sorpresa general, en la vuelta 4 Verstappen se situó en paralelo al líder del mundial y le adelantó, tomando un liderato que ya no soltó hasta la bandera de cuadros.

La remontada de Vettel fue el otro punto caliente de la carrera, con el alemán adelantando a placer con una estrategia que le favorecía, teniendo en cuenta el gran comportamiento del Ferrari SF70H en Malasia. Salvo dos o tres momentos concretos en los que se le resistió algún piloto que llevaba delante —Fernando Alonso fue quien más difícil se lo puso—, el tetracampeón pudo lucirse con un recital de adelantamientos que le llevó hasta el cuarto puesto. Pudo haber sido tercero, pero la sólida e inteligente defensa de Ricciardo fue suficiente para que Vettel llegara a las últimas vueltas sin gomas y sin posibilida de presionar a su antiguo compañero de equipo. Por delante, Verstappen controló la carrera con Hamilton segundo en tierra de nadie.

El momento más esperpéntico del gran premio se vivió tras bajarse la bandera de cuadros. En la vuelta de retorno a boxes, Vettel y Stroll se tocaron en pista, quedando el coche del alemán totalmente destrozado en el eje trasero. Casi como si de una alegoría sobre sus últimas dos carreras y el derrumbamiento de sus opciones se tratara, Vettel se bajó del coche totalmente desquiciado, esperando que algún piloto se ofreciera a hacerle de 'taxi'. Tuvo que esperar a que su compatriota Pascal Wehrlein parara y le llevara de vuelta a boxes. En una carrera en la que Vettel quería subirse al podio para quitarse el mal sabor de boca, se quedó a las puertas, con un golpe inesperado y con la sensación de que Alonso le perjudicó en el doblaje.

Sin los Ferrari en liza, habría sido lógico esperar que Hamilton tuviera un día fácil, sobre todo con unas temperaturas parecidas a las de la sesión clasificatoria. Pero lo que el británico no esperaba era que los Red Bull RB13 funcionaran tan bien en condiciones de carrera. Para alegría de los aficionados locales, que vibraron con las peleas entre los Mercedes y sus rivales austríacos, Verstappen puso presión desde el principio sobre el tricampeón del mundo mientras Ricciardo hacía lo mismo con Bottas. En ambos casos, los toros rojos lograron superar a las flechas de plata en la que es básicamente su segunda carrera de casa gracias al patrocinio de Petronas.
La carrera pareció estar siempre bajo control de un Verstappen que aceleró hasta tener unos nueve segundos de ventaja sobre Hamilton y los mantuvo prácticamente hasta el final. Hamilton, por su parte, reconocía después de acabar la carrera que sus problemas de regeneración de energía en los primeros giros no le habían ayudado. A pesar de expandir su ventaja sobre Vettel, no parecía especialmente satisfecho. Justo lo contrario que Ricciardo, quien bromeó con Verstappen tanto en el podio como en la rueda de prensa posterior. Siguiendo su patrón habitual, Red Bull demostró una vez más que su capacidad de evolución es probablemente la mejor de la Fórmula 1, mejorando más que nadie a lo largo de la temporada

El Gran Premio de Malasia fue una de las carreras más entretenidas y variadas de la temporada, aunque no hubiera demasiada lucha por la victoria. Parte del motivo fue la cantidad de luchas a lo largo y a lo ancho de la parrilla. Hay que destacar la actuación de un Stoffel Vandoorne que llegó a ir quinto en los compases iniciales y que tras pelear con los Force India acabó séptimo para superar a Alonso en la general. El belga estuvo todo el fin de semana muy acertado en uno de los mejores días de McLaren de todo el año y fue netamente superior a un Alonso que estuvo en todas las peleas pero que no logró meterse entre los diez primeros. Desde la salida quedó claro que su ritmo no era bueno y siempre dio la impresión de estar a la contra.

No tuvo mejor suerte Carlos Sainz, rondando posiciones parecidas a las de su compatriota con un monoplaza cuya fiabilidad volvió a fallar en carrera. El madrileño se vio obligado a abandonar en la vuelta 30 con problemas eléctricos, justo tras superar el ecuador del gran premio. A pesar de todo, un mal día para Nico Hulkenberg le ayuda a mantener su ventaja en la novena posición de la general. Tuvieron también una carrera sólida los pilotos de Williams, a pesar de estar a punto de contactar en dos ocasiones. Una vez más, Stroll batió a Felipe Massa y demostró que a pesar de su difícil inicio, está sabiendo adaptarse a la Fórmula 1. Justo lo contrario que un Jolyon Palmer que está desquiciado y que sigue costándole oportunidades de puntuar a Renault. En el equipo francés estarán deseosos de tener con ellos ya a Sainz.

Domingo, 01 Octubre 2017 11:49 In Formula 1 Tags

Related items

Llega el GP de China con Vettel de sólido líder

Sin tiempo para digerir la carrera de Bahréin, este fin de semana la Fórmula Uno llega al circuito de Shanghái, un escenario peculiar donde Ferrari plantará cara a Mercedes en la lucha por la victoria.

Vettel y Ferrari le ganan la partida a los Mercedes en Bahrein

El alemán revalida la victoria de 2017 y Alonso vuelve a puntuar y se sitúa cuarto del campeonato.

F1 2018: Los frenos son las llaves del éxito

Los circuitos más difíciles (y fáciles) de completar

La Formula Uno llega a Bahrein

La Fórmula 1 vuelve este próximo fin de semana al Circuito Internacional de Sakhir (Bahrein), donde se disputará la segunda carrera de la temporada.

Vettel gana y Alonso da la campanada en Melbourne

Sebastian Vettel batió a Mercedes con un coche presuntamente inferior.

Vuelve la emoción de la Formula Uno con el Gran Premio de Australia

Mercedes y Ferrari parten como escuderías favoritas para esta cita, por los resultados de la temporada pasada, pero ya sabemos que en la primera prueba del Mundial de F1 todo puede pasar.

Williams Racing presenta su monoplaza para la temporada 2018

El equipo Williams ha presentado su nuevo monoplaza, el FW41, para la temporada 2018 de Fórmula 1, en un evento celebrado en Londres. El equipo completará su 42ª temporada en la categoría con la pareja más joven de toda la parrilla, formada de nuevo por Lance Stroll y con el rookie Sergey Sirotkin como novedad, en un año en el que Robert Kubica, piloto probador y reserva, vuelve a la Fórmula 1.

La escudería Alfa Romeo Sauber F1 presenta el C37

La escudería Alfa Romeo Sauber F1 ha presentado el C37, el nuevo vehículo que participará en el campeonato de Fórmula 1 2018.

Megabanner Inferior