Probamos el Seat Alhambra TDi 184 DSG

El Alhambra, junto con su gemelo de Volkswagen, el Sharan, son según nuestra humilde opinión los monovolúmenes grandes más equilibrados de la actualidad, con una gama de motores y posibilidades de equipamiento muy amplias y un comportamiento y facilidad de conducción muy por encima de la competencia.

El Alhambra es un vehículo pensado para aquellos que disfrutamos del espacio y confort de un Monovolumen clásico de siete plazas, sin renunciar a un notable dinamismo, que no desmerece del que encontraríamos en una berlina de similar potencia. Pero es en la modularidad y en la capacidad de carga donde realmente marca diferencias inalcanzables para la mayoría de coches del mercado.
Tiene una línea de monovolumen clásico, algo más bajo de techo que la versión anterior y también con una altura al suelo menor lo que le hace parecer más estilizado. Ahora monta puertas correderas mucho más grandes, prácticas y cómodas que unas convencionales, ya que pueden abrirse incluso cuando el espacio lateral es reducido (por ejemplo en los aparcamientos en batería).
De puertas adentro, tiene muchas similitudes con otros vehículos del grupo VAG, dónde los materiales de los recubrimientos, los ajustes y la sensación de calidad son muy buenos. Tampoco faltan los detalles prácticos (enchufe de 220 voltios, cortinillas laterales, apoya codos delantero regulable en altura y profundidad, etc.), muchos huecos para dejar cosas y unos mandos fáciles de accionar. Una facilidad que se extiende a los menús de la pantalla central táctil donde se pueden seleccionar y regular muchas funciones del coche.
La configuración de siete asientos permite pasar de 7 plazas a tan solo 2 en un plis plas, plegando los asientos traseros, obteniendo un espacio de carga completamente plano. Se pierde algo de altura para cargar pero a cambio no hay que extraer los asientos del coche ni encontrar un sitio donde guardarlos. No todas las plazas son igual de cómodas. En las dos delanteras hay unos buenos asientos, cómodos y que recogen bien el cuerpo. Además la postura de conducción es muy buena, tiene muchas regulaciones y es similar a la de un turismo. Por su parte el respaldo del copiloto puede plegarse hacia delante, lo que permite transportar un objeto muy largo ya que podríamos dejar un espacio lúcido desde el portón posterior hasta el salpicadero.
En la fila intermedia hay tres asientos individuales muy cómodos y amplios con regulación longitudinal y de inclinación. La tercera fila en cambio cuenta con unos asientos sin regulación longitudinal, menos confortables y posicionados más cerca del suelo, son más cómodos que los de un monovolumen Medio, pero mucho menos que los de la generación anterior del Sharan.
En cuanto al maletero, con 7 plazas ocupadas disponemos de 300 litros, justo para llevar algo de equipaje. Plegando las dos plazas traseras el espacio de carga crece hasta los 711 litros, y si plegamos la segunda fila de asientos, conseguimos unos excelentes 2.297 litros, una cifra digna de una furgoneta.
El motor turbodiésel de 184 caballos de este Alhambra es el más potente entre las motorizaciones disponibles con este tipo de combustible. Una potencia que se extrae del eficaz y frugal 2.0 litros TDI de la marca. Con suficiente respuesta en la zona baja de revoluciones, una franja media contundente y la posibilidad de estirar sin perder empuje hasta las 4.500 rpm, resulta tan agradable como efectiva.
Disfrutaremos de unas buenas prestaciones en particular las recuperaciones son muy buenas, en cuanto a las cifras, pasa de 0 a 100 km/h en solo 8,9 seg y tiene una velocidad máxima de 213 km/h.
El cambio automático de doble embrague DSG aporta mucha comodidad de uso y resulta suave y rápido a partes iguales. Se puede manejar también de modo manual con un movimiento secuencial de la palanca o bien con unas cómodas levas situadas detrás del volante.
En cuanto al consumo, nuestra unidad se conformó con unos buenos 6,4 litros a los 100 kilómetros, una cifra excelente viendo el potencial y tara del Monovolumen de Seat.
Con un peso de 1.800 kg y una distancia entre ejes considerable no es posible tener una gran agilidad en zonas de curvas. Sin embargo el equilibrio de las suspensiones es muy bueno y el Alhambra transmite aplomo y da confianza al conductor. Le ayuda un centro de gravedad bajo para ser un monovolumen, que colabora a que los movimientos de la carrocería no sean aparatosos. Resalta también el confort de rodadura, tanto por la absorción de las suspensiones, como por la buena insonorización del habitáculo.
La dirección es precisa y rápida pero le vendría bien girar más para facilitar las maniobras dada la envergadura del coche. En este sentido resaltar que dispone de un sistema de aparcamiento autónomo bastante eficaz y muy útil para los que “odian” esta maniobra. Y los frenos cumplen correctamente su cometido sea por tacto de pedal, desaceleraciones o resistencia al uso exigente.
En ciudad se muestra algo grande para circular con agilidad, tampoco es fácil meterlo en los estacionamientos, aunque la cámara de visión trasera es de gran ayuda.
Valoración Final
No es un vehículo barato, sus 44.000 euros de tarifa son muy respetables, pero puedo decir que estamos delante del mejor monovolumen grande de la actualidad, sobretodo por comportamiento, además el motor y el cambio responden a las mil maravillas. Si no llegamos por presupuesto, podemos bajar a las versiones de 5 plazas, con cambio manual y motor de 150 cv (más que suficiente) que rebajan la factura unos 10.000 euros.

Miércoles, 25 Julio 2018 05:44 In Pruebas Coches Tags

Related items

Probamos el Nissan Leaf 40Kw

Nissan sin duda lidera la carrera eléctrica dentro del mundo de la Automoción, por mucho que otras marcas hablen mucho, los Japoneses llevan una década con un coche en el mercado, que es una fuente de información impagable.

SEAT desvela el nuevo Tarraco, su nuevo y ambicioso modelo

El nuevo SEAT Tarraco ya está aquí. Debe su nombre a la ciudad mediterránea de Tarragona, un centro histórico y cultural que alberga impresionantes obras arquitectónicas y que goza de un espíritu joven y aventurero. Tarraco fue el nombre elegido por votación popular por los más de 140.000 entusiastas que participaron en la fase final de la iniciativa #SEATbuscaNombre.

Probamos la Peugeot Traveller 4x4 Dangel

Las versiones con tracción total de las Furgonetas ya hace tiempo que llegaron al mercado, pero estas cada vez son más lujosas y vienen a cubrir el hueco que poco a poco van dejando los monovolumenes grandes, que tristemente están en vías de extinción.

Probamos el Skoda Karoq 1.0 TSI 115 CV DSG

La entrada de Skoda en el segmento de los SUV ha sido de todo menos tímida, cierto es que el Yeti fue su primera toma de contacto, pero ahora con el Karoq y el Kodiaq, sus armas están a la altura de los mejores.

Probamos el Skoda Spaceback Montecarlo 1.0 TSI DSG

El compacto de Skoda que hoy pasa por nuestras manos es de los modelos que ofrecen más confort y espacio del mercado, pero en cambio no tiene su merecido espacio en las listas de ventas.

Probamos el Opel Insignia GSI 4x4 Aut8 260 cv

 

Opel ha hecho renacer las siglas míticas GSI y además lo ha hecho en un coche que sin duda es digno de ellas.

Probamos el Toyota Yaris Hybrid

 Hoy probamos un auténtico outsider, el único vehículo urbano híbrido desde la desaparición del Honda Jazz.

Probamos la Volkswagen Caddy Tsi 102cv.

La Caddy es un clásico del mercado de las furgonetas, aunque realmente es lo que los franceses llaman multispace, un vehículo polivalente, con el que transportar personas y carga en un tamaño bastante contenido y un peso muy ligero.

Megabanner Inferior