Probamos el Toyota Yaris Hybrid

 Hoy probamos un auténtico outsider, el único vehículo urbano híbrido desde la desaparición del Honda Jazz.

Toyota ha apostado a lo grande por la tecnología híbrida y no le va mal, con coches muy adaptados a un uso urbano y que ofrecen un buen confort y equipamiento.

El Yaris es un fiel reflejo de esta linea de productos del monstruo Japonés, la actual generación aterrizaba en 2011, pero en este año 2017 ha recibido un restyling con cambios estéticos, mejoras de sus equipamientos, algunas variaciones mecánicas y, lo que es más importante, lo han dotado con el paquete de seguridad Toyota Safety Sense de serie en todas las versiones. Las novedades en cuanto a diseño exterior están en el frontal con unas nuevas ópticas, un paragolpes retocado y la rediseñada parrilla frontal que se identifica más con la actual imagen de marca. En la parte posterior, vemos como el Toyota Yaris ahora transmite una mayor sensación de anchura; parece un coche más amplio.

El Yaris compite con modelos Urbanos como el Seat Ibiza o Ford Fiesta, ya que sus medidas son de 3,94 metros de largo, 1,70 de ancho y 1,51 de alto, contando con una batalla de 2,51 metros. Estas medidas lo sitúan en el segmento B, pero no podemos decir que sea uno de los más grandes por sus dimensiones exteriores. Pese a ello, la habitabilidad interior es más que correcta .

Las plazas delanteras son cómodas y gozan de una buena amplitud con unos asientos ligeramente más elevados que nos facilitan mucho la visión cuando conducimos por la ciudad.

Las plazas posteriores tienen unas buenas cotas de habitabilidad con buena altura y espacio para las rodillas, además la ausencia del túnel de transmisión es una enorme ventaja.

El maletero, con sus 286 litros, no va muy sobrado de capacidad, pues hay alternativas del mismo segmento que tienen un mayor espacio, aunque también es cierto que dichas alternativas cuentan con una carrocería más voluminosa. Uno de los puntos positivos de su espacio de carga es que cuenta con suelo a dos alturas y que, situándolo en la superior, obtenemos un espacio de carga prácticamente plano si abatimos los asientos.

El interior está bien resuelto, aunque es algo sencillo, dispone de una pantalla central destinada al infoentretenimiento con 7 pulgadas.

Nosotros probamos una versión con carrocería de 5 puertas, la mecánica híbrida de 101 CV. Se trata de un sistema propulsor compuesto por un motor de gasolina de 1.497 cc, con 4 cilindros y 16 válvulas que desarrolla 75 CV, y un motor eléctrico de 61 CV. La potencia máxima del conjunto es de 101 CV. 

Las prestaciones son buenas para las aspiraciones del Yaris, ya que tiene una velocidad máxima de 165 km/h y tarda 11,8 segundos en cubrir el 0 a 100 km/h.

En cuanto al consumo, este es el motivo para comprarte un Yaris Hibrido por delante de cualquier modelo diesel o gasolina, nosotros nos quedamos en unos excelentes 4,8 litros a los 100 kilómetros en ciclo mixto, con una conducción suave. En ciudad es muy ahorrador, menos en carretera y mucho menos en Autopista, ya que cuando necesitamos potencia, debe revolucionar el motor y esto implica que suene en exceso y se dispare en consumo, aunque nunca por encima de los 7 litros.

El cambio es un CVT de variador contínuo, suave y algo lento, que cumple en la urbe pero que nunca da la sensación de tener los 100 caballos que anuncia.

En movimiento es siempre cómodo y estable, en ciudad sobretodo es un coche maravilloso, fuera de ella la cosa cambia, aunque va francamente bien es lento de reacciones y le falta punch a la hora de acelerar o hacer un adelantamiento.

En Vías rápidas es noble y suave, aunque hasta conseguir la velocidad es muy rumoroso, después en los repechos también sonará mucho el motor para mantener el crucero, dando la sensación de ir un poquito justo de potencia.

Valoración Final

Es un coche urbano excelente, con un consumo de mechero, buen confort, gran visibilidad y imagen moderna, si vamos a salir de la urbe con frecuencia, nosotros optaríamos por la versión gasolina de cambio manual, sino es un coche invencible en economía de uso y suavidad. Su precio es algo alto, desde 15.750 euros, pero su ahorro viene después de la compra.

Related items

Probamos el Nissan Leaf 40Kw

Nissan sin duda lidera la carrera eléctrica dentro del mundo de la Automoción, por mucho que otras marcas hablen mucho, los Japoneses llevan una década con un coche en el mercado, que es una fuente de información impagable.

Probamos la Peugeot Traveller 4x4 Dangel

Las versiones con tracción total de las Furgonetas ya hace tiempo que llegaron al mercado, pero estas cada vez son más lujosas y vienen a cubrir el hueco que poco a poco van dejando los monovolumenes grandes, que tristemente están en vías de extinción.

Probamos el Skoda Karoq 1.0 TSI 115 CV DSG

La entrada de Skoda en el segmento de los SUV ha sido de todo menos tímida, cierto es que el Yeti fue su primera toma de contacto, pero ahora con el Karoq y el Kodiaq, sus armas están a la altura de los mejores.

Probamos el Skoda Spaceback Montecarlo 1.0 TSI DSG

El compacto de Skoda que hoy pasa por nuestras manos es de los modelos que ofrecen más confort y espacio del mercado, pero en cambio no tiene su merecido espacio en las listas de ventas.

Probamos el Opel Insignia GSI 4x4 Aut8 260 cv

 

Opel ha hecho renacer las siglas míticas GSI y además lo ha hecho en un coche que sin duda es digno de ellas.

Probamos el Seat Alhambra TDi 184 DSG

El Alhambra, junto con su gemelo de Volkswagen, el Sharan, son según nuestra humilde opinión los monovolúmenes grandes más equilibrados de la actualidad, con una gama de motores y posibilidades de equipamiento muy amplias y un comportamiento y facilidad de conducción muy por encima de la competencia.

La Nueva gama 2019 de Toyota PROACE, se adapta a ti

Una gama más simplificada, con tres propuestas enfocadas a las necesidades del cliente: PROACE Van y PROACE Combi o PROACE Shuttle para empresas y autónomos y transporte de mercancías o personas y PROACE VERSO Family y PROACE VERSO Vip para clientes particulares que utilizan su monovolumen en momentos de ocio y tiempo libre.

Probamos la Volkswagen Caddy Tsi 102cv.

La Caddy es un clásico del mercado de las furgonetas, aunque realmente es lo que los franceses llaman multispace, un vehículo polivalente, con el que transportar personas y carga en un tamaño bastante contenido y un peso muy ligero.

Megabanner Inferior