[quads id=5]

Audi actualiza su Audi Q7

Audi ha actualizado una vez más su SUV familiar con un diseño más definido y una mayor carga tecnológica. Las modificaciones exteriores subrayan el poderoso carácter del SUV, que ofrece una versatilidad de primera clase y un generoso espacio para hasta siete pasajeros. Por primera vez en el Audi Q7, los faros HD Matrix LED con tecnología láser incorporan luces diurnas digitales con firmas luminosas seleccionables. Los pilotos traseros digitales OLED con cuatro diseños de luz trasera a elegir completan la oferta de iluminación. Las nuevas llantas, colores, inserciones decorativas y asientos con costuras en contraste confieren al SUV más versátil de la familia Q un nivel de personalización aún mayor. El precio del nuevo Audi Q7 para el mercado español parte desde 79.000 euros.

De un estudio de diseño a un modelo de producción de éxito
La trayectoria de éxito del Audi Q7 comenzó en 2003 como un concept car denominado Audi Pikes Peak quattro, que se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York. Concebido como un vehículo apto para circular por todo tipo de carreteras y para un uso ocasional fuera del asfalto, el actual Q7, que lleva 18 años conquistando a clientes de todo el mundo, se mantiene fiel a sus cualidades de diseño, tecnología y funcionalidad.

El primer SUV de la marca de los cuatro aros en su versión de producción en serie se presentó al público en el Salón del Automóvil de Frankfurt (IAA) de 2005, justo a tiempo para el 25 aniversario de la tracción integral permanente quattro con diferencial central Torsen (reparto de par 40:60 delante/detrás). El nuevo “superlativo” en el segmento de los SUV, como Audi se refirió al Q7 en su lanzamiento, combina aplomo, deportividad y versatilidad. Desde su llegada al mercado, el Audi Q7 se percibe como un todocamino que combina un gran prestigio con un amplio abanico de aplicaciones. Su tamaño es imponente y su aspecto, poderoso: con una longitud de más de cinco metros, una distancia entre ejes de casi tres metros, espacio para siete personas y un maletero de hasta 2.035 litros de capacidad, la primera generación del Q7 se convirtió inmediatamente en el buque insignia del segmento SUV. De 2008 a 2012, el Q7 V12 TDI se convirtió en lo máximo en la categoría: con sus 500 CV y 1.000 Nm de par, superó a todos sus competidores. El Q7 V12 TDI fue también el primer Audi que salió de la planta de Bratislava con un sistema de frenos carbocerámicos de serie. El resto de motores de gasolina de la gama cubría un rango de potencias de entre 272 CV y 350 CV. Desde su lanzamiento al mercado en 2006 hasta la llegada de su sustituto en 2015, más de 550.000 clientes optaron por un Q7 de la primera generación.

Diseño exterior: potente, espacioso y elegante
Tras el lanzamiento de la segunda generación en 2015, que incluyó novedades técnicas como la dirección a las cuatro ruedas; y después de una primera actualización del producto en 2019, el nuevo Q7 ofrece una impresionante demostración de robustez y elegancia con el moderno lenguaje de diseño de Audi. Con su forma aún más minimalista, sus superficies definidas y su gran tamaño, el Q7 es sinónimo de versatilidad en cualquier situación. Los voladizos y la distancia entre ejes definen unas proporciones poderosas que se acentúan aún más con los colores exteriores y las distintivas llantas. La inconfundible parrilla Audi Singleframe de diseño octogonal impresiona ahora con inserciones verticales que presentan forma de gota en el exterior de la versión Advanced y tienen forma de L en el exterior de la línea S line yen el SQ7 TFSI. Esto diferencia al Q7 de los SUV más compactos de Audi, poniendo de manifiesto desde el primer momento que se trata de un modelo de la gama superior. Además, la nueva interacción entre los contornos de la parrilla y los faros, ahora más altos, conforma una arquitectura frontal completamente nueva que acentúa claramente el poderoso aspecto y la presencia del nuevo Q7, que se enfatiza con las prominentes tomas de aire enmarcadas en color, que están claramente integradas en el diseño del vehículo.

Audi ha reducido los elementos decorativos para dar al modelo un aspecto aún más limpio y purista. Con el fin de distinguir la versión Advanced de la versión S line, partes del paragolpes delantero, los embellecedores de las puertas y el difusor del acabado Advanced vienen en colores de contraste que subrayan el robusto aspecto todoterreno. Todas las versiones mecánicas del nuevo Audi Q7 incorporan un sistema de escape con salidas que aportan un gran atractivo visual y sensación premium. Alineado aún más con el SQ7 TFSI, la línea S line destaca por sus tomas de aire laterales claramente acentuadas en el paragolpes delantero, que confieren al vehículo un aspecto más deportivo.

El Singleframe impresiona por su combinación de colores independiente. Los paquetes ópticos negro y negro plus, disponibles opcionalmente, ponen acentos llamativos en el exterior alrededor de la parrilla Singleframe, en los embellecedores de las ventanillas laterales y en los paragolpes delantero y trasero. Los faros de nuevo diseño con tecnología HD Matrix LED y luz láser Audi, así como las luces diurnas digitales situadas en el borde horizontal superior, confieren al Q7 una expresión aún más distintiva. En combinación con las luces traseras OLED digitales, disponibles por primera vez para el Q7, el carácter de primera clase del modelo se hace aún más patente.

Faros delanteros y traseros: máxima personalización
Los faros LED de alta intensidad forman parte del equipamiento de serie del nuevo Audi Q7; los faros Matrix LED están disponibles opcionalmente. Los clientes también pueden optar por los faros HD Matrix LED con luz láser Audi. Funcionan con 24 LED y un diodo láser de alta potencia cada uno, y se reconocen inmediatamente por una luz ambiental azul que simboliza la precisión de la tecnología láser. La luz láser se activa a partir de 70 km/h y aumenta considerablemente el alcance de la luz en carretera. Como novedad, los faros de la gama superior incorporan firmas digitales de luz diurna que confieren al Q7 un aspecto característico e inconfundible al permitir al usuario seleccionar entre cuatro firmas lumínicas diferentes a través del MMI. Sin embargo, no sólo es nueva la gama ampliada de funciones de los faros, sino también su diseño. La posición más elevada de las luces diurnas confiere al Q7 un diseño más ancho y expresivo. Por primera vez, el Q7 incorpora también luces traseras OLED ampliamente digitalizadas como equipamiento opcional, que también ofrecen cuatro firmas lumínicas.

Además, como en los Audi A8, Q8 y Q5, las luces traseras digitales OLED disponen de una función de indicación de proximidad en combinación con los sistemas de asistencia: cuando otros usuarios de la vía se acercan por detrás a menos de dos metros al Q7 parado las unidades de control activan automáticamente todos los segmentos OLED digitales. Las funciones adicionales incluyen intermitentes dinámicos, así como varias secuencias al abrir o cerrar el vehículo.

Nuevas decoraciones, colores y llantas
Con la última actualización de producto Audi ha perfeccionado una vez más la gama de equipamiento del Q7. Las costuras de la tapicería de los asientos vienen ahora de serie en un color gris de contraste desde la versión de acceso a la gama.

Tres nuevos acabados permiten a los clientes personalizar aún más el Q7. Para un aspecto especialmente deportivo, la gama de pinturas metalizadas incluye ahora los colores Oro Sakhir, Azul Ascari y Rojo Chili. Además, la gama de llantas ofrece la posibilidad de elegir entre cinco nuevos diseños de 20″ a 22″. En el caso de las llantas de 21 pulgadas o superiores están disponibles con un acabado en negro metalizado o en gris seda mate con inserciones en negro brillante o negro metalizado.

Como parte de la actualización del modelo, Audi también amplía la gama de aplicaciones disponibles: por primera vez, los pasajeros pueden utilizar directamente apps populares de terceros proveedores, como por ejemplo, Spotify o Amazon Music. Las actualizaciones periódicas de software y la ampliación constante de la gama de aplicaciones permiten individualizar aún más el sistema de infotainment. Una tienda online con una cartera de aplicaciones específicas amplía la plataforma modular de infotainment de tercera generación (MIB 3).

En cuanto a los sistemas de asistencia al conductor destaca la mejorada pantalla de visualización del entorno. El Audi virtual cockpit muestra información sobre los sistemas de aviso de cambio de carril, la alerta de distancia con otros usuarios de la vía (camiones, coches y motocicletas), el asistente para cruces y la información de los semáforos en una impresionante calidad Full HD. Además de la tienda de aplicaciones y de la nueva pantalla del entorno, la actualización también amplía el equipamiento del Q7. Respecto a las características estándar del modelo anterior, el nuevo Audi Q7 con el acabado Advanced incluye de serie los siguientes elementos: llantas de 19”, asientos eléctricos con memoria para el conductor, espejos exteriores con memoria, apoyabrazos de confort, Audi virtual cockpit plus, llave de confort, depósito de combustible de 85 litros, Audi phone box e integración del smartphone con App Store.

Seguro en cualquier superficie: el tren de rodaje con el ADN de Audi
Sólo un Audi se percibe al volante como tal: así resume la marca de los cuatro aros el ADN de las características que definen la conducción de un Audi. Y no es menos cierto en el caso del Q7, que destaca por cinco cualidades: equilibrio, solidez, control, precisión y suavidad. La suspensión, la dirección, la tracción y el sistema de frenado desempeñan un papel clave en la creación de una experiencia de conducción fiable, segura y confortable. Incluso el equipamiento de serie, con su equilibrada suspensión de muelles de acero, garantiza una experiencia de conducción consistente. El Audi Q7 también es fiable y seguro como vehículo para tirar de una caravana, ya que puede remolcar hasta 3,5 toneladas.

La suspensión neumática controlada electrónicamente con un sistema de amortiguación adaptativa -adaptive air suspension- viene de serie en el acabado Advanced. Para el acabado S line y para el SQ7 TFSI es de serie la suspensión adaptativa deportiva – adaptive air suspension sport-. Dependiendo de las preferencias del conductor y de la situación de conducción, la suspensión ajusta la altura de la carrocería hasta 90 milímetros, al tiempo que ofrece control de nivel. En autopista la suspensión baja automáticamente hasta 30 milímetros ( hasta 15 milímetros con la suspensión neumática adaptativa deportiva ) en función de la velocidad. En conducción todoterreno, la función “Lift” del Audi drive select permite aumentar la altura libre al suelo hasta 60 milímetros a baja velocidad.

Además, la dirección a las cuatro ruedas opcional (equipamiento de serie en el SQ7 TFSI) garantiza un mayor nivel de seguridad y confort. A baja velocidad las ruedas traseras giran hasta cinco grados en sentido contrario a las delanteras, lo que reduce el radio de giro hasta un metro y aumenta la manejabilidad. Al mismo tiempo, el conductor siente más confort y estabilidad a velocidades más altas porque en este caso las ruedas traseras giran en la misma dirección que las delanteras. El paquete de suspensión advanced, con estabilización activa electromecánica del balanceo y dirección a las cuatro ruedas, también está disponible como opción para el SQ7 TFSI. Para mejorar el manejo del Q7 en situaciones cotidianas como maniobrar en aparcamientos y en el garaje de casa, se ha optimizado el sistema de dirección para una mayor facilidad. Otra función útil es el asistente de aparcamiento remoto plus: utiliza la cámara de vídeo en combinación con los sensores de radar y ultrasónicos para maniobrar de forma remota el Audi Q7 en espacios de aparcamiento estrechos utilizando la aplicación myAudi desde un smartphone. A la hora de abandonar la plaza de aparcamiento el usuario puede arrancar el motor a través de la aplicación myAudi y maniobrar de nuevo de forma remota lo suficiente para permitir un cómodo acceso al vehículo.

Sistemas de propulsión: potentes y eficientes
La gama se inicia con el Audi Q7 45 TDI quattro, un motor diésel de tres litros con una potencia de 170 kW (231 CV) y un impresionante par motor de 500 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm. Desde parado, este propulsor permite al Q7 acelerar hasta 100 km/h en 7,1 segundos, y alcanzar una velocidad máxima de 226 km/h. El consumo medio combinado según el ciclo WLTP es de 7,8-8,4 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 204-220 g/km. A este motor le sigue el 50 TDI quattro (consumo combinado: 7,8-8,4 l/100 km; emisiones de CO2: 204-220 g/km), una versión más potente con 210 kW (286 CV) y 600 Nm de par que acelera al gran SUV de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y le permite alcanzar una velocidad máxima de 241 km/h.

El Audi Q7 55 TFSI quattro (consumo combinado: 10,1-11,0 l/100 km; emisiones combinadas de CO2 : 229-251 g/km) equipa un motor de seis cilindros con tres litros de cilindrada e inyección directa que entrega 250 kW (340 CV) y ofrece un par máximo de 500 Nm en una amplia gama de revoluciones que va de 1.370 a 4.500 rpm. Con este motor de gasolina turboalimentado, el Audi Q7 acelera de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente.

Todos los motores V6 del Audi Q7 ofrecen una capacidad de remolque de hasta 3,5 toneladas, más que suficiente para remolcar caravanas, remolques de caballos y similares. Trabajan conjuntamente con un cambio tiptronic de ocho velocidades y la tracción integral permanente quattro, y cuentan con sistema de hibridación ligera MHEV, que permite lograr una ventaja de consumo de combustible de hasta 0,5 l/100 km en condiciones de utilización real. Sus componentes clave son una batería de iones de litio y un alternador de arranque accionado por correa (BAS) que suministra energía al sistema eléctrico principal de 48 V. Entre 55 y 160 km/h, el Q7 puede circular por inercia con el motor apagado hasta 40 segundos cuando el conductor levanta el pie del acelerador. Tras frenar, el BAS vuelve a arrancar el seis cilindros de forma rápida. El sistema start-stop puede activarse a partir de 22 km/h.

Dominante en cualquier situación: el Audi SQ7 con motor V8 TFSI
La deportividad está profundamente arraigada en los genes del nuevo SQ7 TFSI: impresiona con un spoiler rediseñado en el faldón delantero y un expresivo difusor y salidas de escape dobles ovaladas en la zaga, típicas de los modelos S de Audi. La parrilla Singleframe destaca con inserciones verticales en forma de L en una deportiva combinación de colores. Las tomas de aire de mayor tamaño presentan rejillas en forma de panal en toda su superficie. Audi opta por un acabado deportivo en aluminio para las carcasas de los retrovisores exteriores, las inserciones del Singleframe y los embellecedores de las tomas de aire laterales. El mismo esquema de color se utiliza también para la inserción en el faldón lateral. Los paquetes ópticos negro y negro plus también pueden solicitarse para este modelo.

Como parte de la actualización, el SQ7 TFSI (consumo combinado de combustible: 12,0-12,7 l/100 km; emisiones combinadas de CO2: 272-288 g/km) funciona ahora con el reconocido motor V8 4.0 TFSI que alcanza una potencia de 373 kW (507 CV) y un par máximo de 770 Nm, asociado a un rápido cambio tiptronic de ocho velocidades y a la tracción total permanente quattro. Con este motor, el SQ7 TFSI acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,1 segundos, con una velocidad de 250 km/h, limitada electrónicamente. Con su orden de encendido 1-3-7-2-6-5-4-8, el V8 4.0 TFSI proporciona un sonido deportivo y poderoso. A velocidades de carga y aceleración bajas y medias -de 160 a 250 Nm y entre 950 y 2.500 rpm con una demanda de par máxima de 145 Nm-, el sistema de desconexión selectiva de cilindros desactiva los cilindros 2, 3, 5 y 8 en las marchas superiores, cerrando la inyección y el encendido y las válvulas de admisión y escape. El proceso de conmutación dura apenas unos milisegundos y pasa prácticamente desapercibido para el conductor. En el modo de cuatro cilindros los puntos de funcionamiento de los cilindros activos se desplazan a una carga superior, lo que aumenta la eficiencia térmica, mientras que los cilindros desactivados les siguen, básicamente sin pérdidas, como si fueran resortes de gas. Cuando el conductor pisa el pedal del acelerador los cilindros desactivados se reactivan inmediatamente. Para conseguir el sonido deportivo hay una mariposa en las dos salidas exteriores del sistema de escape que modulan el sonido en función de la carga y el régimen de giro del motor.

Para ofrecer una experiencia de conducción ideal un vehículo no sólo requiere motores de primera clase, sino también de componentes de suspensión sobresalientes. Con el tren de rodaje advanced opcional los clientes también se benefician del diferencial deportivo, que utiliza dos embragues multidisco para repartir el par entre las ruedas traseras al tomar curvas a alta velocidad, dando mayor participación a la rueda situada en el exterior de la curva, que tiene mejor agarre. Esto, conocido como vectorización del par motor, hace que la conducción sea aún más precisa y no requiera esfuerzo. Al girar o acelerar en una curva, el SUV se inscribe literalmente en la trayectoria minimizando la tendencia al subviraje.

El segundo componente del paquete es la estabilización activa electromecánica del balanceo (eAWS). Aquí, ambos ejes están equipados con un motor eléctrico compacto acoplado a una transmisión que divide cada barra estabilizadora en dos mitades. Cuando se conduce en línea recta el sistema prácticamente desacopla las barras estabilizadoras, lo que reduce los movimientos de la carrocería en carreteras con el firme irregular. En conducción deportiva, sin embargo, el motor eléctrico hace que las dos mitades de cada estabilizadora giren en sentidos opuestos, aumentando la resistencia que ejercen al balanceo de la carrocería. Como resultado, el coche se inclina mucho menos en la curva y la respuesta de la dirección es más precisa. El eAWS funciona con un supercondensador de 48 voltios. Esta unidad de almacenamiento de energía compacta y ligera, capaz de absorber y liberar altas corrientes en muy poco tiempo, suministra a cada uno de los dos motores eléctricos una potencia máxima de 1,5 kW.

El Audi SQ7 TFSI sale de la línea de producción con llantas de 21 pulgadas y neumáticos 285/40 de serie. Como alternativa, los clientes pueden elegir otras llantas de 21 pulgadas y 2 llantas de 22 pulgadas, incluyendo las S-Design con diseño de radios múltiples como seña de identidad especial. Los discos de freno del eje delantero tienen un diámetro de 400 milímetros; en el eje trasero miden 350 milímetros. Las pinzas de freno negras, que opcionalmente pueden ser rojas, llevan el logotipo S en el eje delantero.

Interior: versátil y espacioso
Tanto la versión de cinco como la de siete plazas del Audi Q7 y del SQ7 TFSI combinan un gran lujo con cualidades prácticas para el día a día. El SUV mide 5.072 milímetros de longitud, 1.970 milímetros de anchura y 1.748 milímetros de altura.

Con su generoso espacio disponible en el interior tanto para las piernas de los pasajeros como en altura y anchura en todas las plazas ambos vehículos ofrecen un ambiente de primera clase y gran amplitud. Dependiendo de la posición de los respaldos trasero, el maletero de la versión de cinco plazas ofrece un volumen de entre 780 litros y 1.908 litros. El portón trasero incluye de serie asistencia eléctrica y también cuenta opcionalmente con un control gestual que responde a un movimiento con el pie. Audi también ofrece el asiento trasero plus opcional, que permite desplazar individualmente la banqueta y regular la inclinación del respaldo de los tres asientos, garantizando espacio suficiente para la instalación de tres sillas infantiles. La tercera fila en el Q7 con siete plazas cuenta con dos asientos abatibles eléctricamente.

El mejor Q7 de todos los tiempos, disponible desde 79.000 euros
El lanzamiento al mercado del Audi Q7 con su diseño actualizado, su innovadora tecnología de iluminación y un equipamiento más amplio se producirá en el primer trimestre de 2024. Los precios del 45 TDI quattro comienzan en 79.000 euros, mientras que el 50 TDI quattro parte desde 86.270 euros. El precio de partida del 55 TFSI quattro es de 85.770 euros, y el deportivo SQ7 TFSI tiene un precio de 124.770 euros.