[quads id=5]

Guía 2022 para comprar coches de ocasión de forma segura

Guía 2022 para comprar coches de ocasión de forma segura

¿Sabías que en España se venden dos coches de segunda mano por cada coche nuevo? En realidad, esta tendencia alcista no sólo es característica de nuestro país. Se trata de algo cada vez más habitual en todos los países que forman parte de la Unión Europea. No es algo extraño si tenemos en cuenta la sucesión de crisis económicas que se han producido a lo largo de las últimas décadas. A la luz de un contexto dominado por la inestabilidad, cada vez son más los que recurren al mercado de vehículos de ocasión como una alternativa para reducir costes.

No obstante, escoger un vehículo de segunda mano también entraña ciertos riesgos. Sobre todo si no se lleva a cabo a partir de intermediarios de confianza como Carsol.com. A continuación, te damos algunos consejos para adquirir un coche de segunda mano de forma segura. ¡Presta atención!

Valora tus necesidades

¿Haces desplazamientos de larga distancia habitualmente? ¿El futuro vehículo será utilizado por una familia numerosa o trasladar mercancía de forma más o menos frecuente? ¿Tus necesidades diarias requieren de circulación por entornos naturales? ¿El volumen de consumo es un factor importante para ti?

Presta atención a tus necesidades reales. Respondiendo a este tipo de preguntas lograrás definir muy rápidamente cuál es el tipo de vehículo que mejor se adapta a ti. Por otro lado, deberás tener en cuenta también cuáles son tus preferencias personales y tus expectativas. ¿Te gustan los diseños compactos? ¿Habías pensado en un utilitario? ¿Qué grado de potencia te gustaría que tuviese? Dedicar un tiempo a la reflexión te ayudará a identificar posibles alternativas.

Investiga

Si es la primera vez que vas a comprar un coche o bien no tienes un conocimiento muy especializado en este ámbito, lo más recomendable es que dediques un tiempo a investigar. Puedes recurrir a diarios especializados en el mundo del automóvil. Consulta portales de noticias, blogs, fotos o canales especializados en reviews. Gracias a la democratización de información inherente a la revolución tecnológica resulta tremendamente sencillo localizar información relevante. Eso por no hablar de las plataformas especializadas en hacer análisis comparados. Indaga y ten en cuenta que cuanta mayor sea la información que poseas, más probabilidades habrá de que tomes una buena decisión de compra.

Busca una empresa especializada

Los procesos de compra también se han hecho más accesibles a través de Internet. No obstante, esto también esconde algunas flaquezas. Por ejemplo, una mayor exposición a sufrir estafas. En los portales de compra-venta y en los tablones de anuncios online es posible acceder a una gran variedad de anuncios publicados por vendedores particulares. No obstante, debes tener en cuenta que adquirir un vehículo por estos medios puede ser desaconsejable. Lo más recomendable es optar por establecimientos especializados, es decir, concesionarios. A partir de intermediarios de confianza podrás acceder a mayores garantías en materia de seguridad. Aquí puedes echar un vistazo a los concesionarios de Carsol Algeciras.

Inspección exterior

Zona frontal: Presta atención al estado en el que se encuentran los faros. ¿Uno parece más nuevo que otro? Podría ser un indicio de que ha sido sustituido recientemente como consecuencia de un accidente. Además, el área situada entre el parabrisas y el techo también puede proporcionarte información relevante. Opta por los modelos que presenten un espacio recto y libre de ondulaciones.

Laterales: ¿Qué hay de las puertas? Si tienen problemas para abrirse o cerrarse o bien, no lo hacen completamente probablemente hayan sufrido reparaciones de mala calidad. Echa un vistazo a las bisagras y verifica que no haya rastro de soldaduras recientes y a otros indicios como el cambio sutil del color de la pintura. Además, el estado en el que se encuentra la superficie de la carrocería te proporcionará una referencia sobre su antigüedad y el modo en que ha sido conservado. Si, por ejemplo, ha estado expuesto regularmente a la intemperie es probable que haya zonas oxidadas o que las gomas se encuentren en mal estado.

Zona trasera

En el maletero pueden encontrarse indicios graves con relativa facilidad. Al tratarse de un área que no está expuesto a la vista, las reparaciones suelen hacerse con menor frecuencia. ¿Existen soldaduras extrañas en la rueda de repuesto? Retira la moqueta del interior y comprueba si ha sido repintado hace poco.

Elementos no homologados

¿El coche que vas a adquirir presenta complementos como bajos, luces adicionales, alerones o ruedas que no se localizan en su ficha técnica? Si este es tu caso, lo más recomendable es que lo sometas a una comprobación en una estación técnica para ver si está adaptado a la legalidad.

Bola de remolque

Si cuenta con una, existen muchas probabilidades de que el vehículo haya estado sometido a sobrecargas. El motor, los frenos o las suspensiones podrían presentar un desgaste más acentuado al que les correspondería de ser así y, en última instancia, contar con una vida útil mucho más reducida. Algo que, sin duda, no es lo más preferible.

Inspección interior

Algunos de los problemas más graves pueden ser detectados a partir de unas breves comprobaciones en el interior. Analiza el estado en que se encuentran las prestaciones y sus mandos. ¿Funcionan todos correctamente? Echa un vistazo a las luces, los intermitentes, el aire condicionado, la radio o la calefacción. En el caso de que haya alguna irregularidad o de que uno de los testigos se encienda, quizá no sea la compra más recomendable. Además, deberás valorar otros indicios. ¿Existen plásticos sueltos o componentes estropeados en cualquier parte de la estructura interior? ¿Hay persistencia de algún olor extraño? Si es así (salvando los olores comunes como el olor a tabaco, por ejemplo), puede deberse a algún problema mecánico. Por supuesto, si huele a gasolina, la compra está completamente desaconsejada.

Revisión mecánica

Los problemas de tipo mecánico son bastante más difíciles de identificar en un golpe de vista. Afortunadamente, en el mercado es posible contratar seguros que cubren los fallos mecánicos cuando se adquiere un coche de segunda mano. Éstos se emplean cada vez con mayor frecuencia dentro de los contratos de compra-venta.

Kms acumulados

Durante muchos años, la falsificación de los kilómetros registrados ha supuesto un gran dolor de cabeza en la adquisición de vehículos de segunda mano. No obstante, en la actualidad, es más complicado que este tipo de irregularidades se llevan a cabo. Desde hace pocos años, la cuota de kilómetros que tiene un coche queda registrada en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Además, también existen otras garantías alternativas como la verificación por parte de empresas independientes que además de calcular los kilómetros efectivos acumulados, hacen revisiones precisas sobre la situación en que se encuentra a nivel mecánico.

En cualquier caso, es posible hacer algunas conjeturas con una revisión directa. Por ejemplo, las agujas del motor pueden servir de indicio. Si cuando el vehículo está detenido no muestra 0 revoluciones por minuto o 0 km/hora, lo más probable es que las agujas que actúan como indicadores hayan sido manipuladas y se haya alterado su ubicación original. Este análisis también puede ser útil en el momento de analizar otros parámetros como, por ejemplo, la aguja que marca el nivel de temperatura, la presión del aceite o el volumen de combustible disponible.

Por supuesto, el estado en que se encuentran los elementos utilizados con mayor frecuencia también pueden proporcionar información valiosa. El volante, el asiento del conductor o los mandos más susceptibles de ser utilizados junto a las ventanillas o la radio pueden poner de relieve el tipo de trato que ha recibido a lo largo del tiempo y el período que he estado en activo. A partir de ellos, puedes deducir si la cantidad de kilómetros declarada por el vendedor podría corresponderse con la apariencia que presenta el coche. Además, también proporcionan información útil como la calidad de los componentes que tiende a ser sustancialmente distinta en función de la marca y el modelo. Si tras hace run análisis te surgen dudas siempre puedes revisar el estado en el que se encuentran los de otro coche que sea del mismo modelo y que tenga una antigüedad similar.

Los papeles deben estar en regla

Para poder obtener una respuesta clara es recomendable solicitar un infome extendido a la Dirección General de Tráfico. Su emisión está sujeta a un precio bastante reducido (ocho euros) por lo que, sin duda, merece la pena. Con los datos disponibles podrás verificar si el coche está sujeto a algún tipo de embargo (que, en dicho caso, el nuevo propietario heredaría la responsabilidad de su levantamiento) o si ha sido importado. También podrás hacer un seguimiento de la cantidad de propietarios que ha tenido con anterioridad.

Por otro lado, debes saber que la tramitación necesaria para transferirlo es realmente sencilla. No tendrás más que facilitar un contrato de compra/venta, un permiso de circulación, la tarjeta de la ITV o el recibo del último impuesto de matriculación junto con el Documento Nacional de Identidad tanto del vendedor como del comprador. Puede llevarse a cabo mediante una gestoría o también a nivel personal en la sede provincial de la Dirección General de Tráfico, habiendo abonado previamente la cuota que corresponde a Hacienda.

¡Pruébalo!

A pesar de que una revisión constituye una de las herramientas de comprobación más importantes, no debe pasarse por alto la conducción del vehículo. Sólo circulando con él podremos evaluar con precisión en qué estado se encuentra realmente o cómo funciona exactamente. Para poder obtener una aproximación fiable deberás hacer un trayecto con él tanto por entornos urbanos como por carretera. Así podrás comprobar en qué estado se encuentran las marchas, los frenos, los amortiguadores o el motor. Es muy importante que aguces el oído. Si percibes algún tipo de sonido extraño, probablemente sea una señal de que algo no funciona como debería. Para evitar que este detalle sea pasado por alto no permitas que el vendedor encienda la radio o abra las ventanillas durante el recorrido.