[quads id=5]

Probamos el Audi A3 2.0 TDI 150 CV S-Tronic 3p

Probamos el Audi A3 2.0 TDI 150 CV S-Tronic 3p

 Hoy pasa por nuestras manos el que sin duda es el compacto Coupé de referencia, un vehículos de 3 puertas con una concepción decididamente deportiva que mejora con el tiempo, como sucede con el vino.

El A3 es el equilibrio hecho coche. Estamos convencidos que los ingenieros de Ingolstaad buscan hacer un coche polivalente, un vehiculo tanto para afrontar el caos de las grandes ciudades, cómo para realizar un largo viaje o para disfrutar en una carretera de montaña, y sin duda lo consiguen, pero además logran minimizar sus defectos y alejarse aún más de la competencia.

Parece que esto sea un anuncio de la marca germana, pero sencillamente es lo que hay, para nuestro entender es el modelo más conseguido de la gama de Audi, por encima del excelso A4, ya que permite disfrutar al volante cómo pocos coches, pero al mismo tiempo, su manera de funcionar, dirección, frenos, suspensiones, .. lo hacen fácil, muy fácil de llevar.

Nosotros normalmente no entramos en temas de diseño, hoy tampoco, solo diremos que Audi ha evolucionado con inteligencia un estilo que gusta y no ha roto con la estética de la anterior generación, manteniendo una imagen deportiva pero elegante.

Cuando entramos en el interior de cualquier Audi, nos encontramos con un espacio funcional, de calidad y muy bien pensado. Nada ha escapado al trabajo de los diseñadores germanos, hasta el más pequeño detalle, un trabajo concienzudo del que te das cuenta con el paso de los kilómetros. El diseño es sencillo y elegante, sin abarrotar el salpicadero de botones, lo que facilita su uso y sobretodo su aprendizaje. Un toque tecno es la pantalla central escamoteable.

La unidad de pruebas montaba el kit S-Line con detalles deportivos por doquier y unos asientos que recogían nuestro cuerpo cómo si de un pulpo se tratara, cómodos a la par que dinámicos.

Otro extra muy útil y vistoso es el Audi Virtual Cockpit, una pantalla de 12,3 pulgadas que puede ser un cuadro de relojes clasico, mostrar la imagen e indicaciones del navegador, las sintonías de la radio,.. todo sin casi distraer la vista de lo importante, la carretera.

El paquete S-Line también es el culpable de que contemos con un volante de grueso aro, achatado por debajo y con un tacto exquisito.

En cuanto al espacio disponible en las plazas traseras, es justo, con un acceso, limitado, pero nada que puedan mejorar sus competidores, sobretodo si pensamos que el A3 solo mide 4,24 metros. Una vez sentados en las dos plazas traseras, nos sentimos algo angostos a pesar del excelente y cómodo mullido de los asientos y sacamos la conclusión que es mejor aprovecharla para que vayan un par de niños, que dos adultos grandotes.

El maletero saca muy buena nota, sus 365 litros dan para mucho, sobretodo teniendo en cuenta el buen acceso gracias al portón trasero y que podemos replegar los asientos traseros, para multiplicar la zona de carga.

El motor 2.0 TDI de 150 CV es el motor más polivalente de la gama, con una potencia de 150 CV y un par máximo de 340 Nm ofrece un equilibrio entre prestaciones y economía de uso. Este propulsor ofrece rendimiento prácticamente en todo el régimen de giro, acelerando como debe y llegando a alcanzar con soltura velocidades nada legales.

La caja de cambios S-Tronic automática de doble embrague y seis velocidades, es suave y precisa, apenas se perciben las transiciones entre marchas y además su gestión no tiene la tendencia de otros cambios automáticos de subir marchas sin ton ni son, lo que hace la conducción más ágil y sin sobresaltos.

En cuanto a consumo, la cifra ha sido realmente buena, bajando de la barrera de los 6 litros, quedándose en unos excelentes 5,8 litros a los 100 kilómetros en nuestro recorrido habitual.

En el apartado de prestaciones, este coche corre de lo lindo, 218 Km/h de velocidad punta y tan solo 8,2 segundos en pasar de 0 a 100 Km/h, muy poco para 150 cv.

En el apartado de comportamiento es dónde se nota que estamos a los mandos de un modelo de la casa de los 4 aros, el A3 es eficaz, sencillo de llevar y muy estable, es un juego de niños realizar una conducción dinámica, ya que no tiene reacciones extrañas por mucho que busquemos los límites del coche.

La suspensión deportiva que equipaba nuestra unidad de pruebas, es algo dura en asfaltos rotos, pero en cambio es hiper eficaz en carreteras viradas y autopista.

En ciudad su dirección nos enamora por precisión y calidad de rodadura, falta algo de visibilidad, subsanada si montamos la cámara de visión trasera. Es un coche maniobrable y ágil.

Dónde disfrutaremos es en carreteras secundarias, contra más sinuosas mejor, allí nos enamoraremos de su dirección, frenos y de una capacidad de tracción excepcional!!

Valoración Final

Su precio va desde los 30.550 euros, una cifra que aunque elevada, merece la pena pagar porqué por menos dinero no hay ningún coche más eficaz ni deportivo, además la calidad de acabados, confort y funcionamiento, son muy elevados. Este coche es una pasada!

 

  • Pruebas Coches
  • Prueba a Fondo
  • Pruebas Audi
  • Audi A3
  • Audi
  • STronic
  • Tdi
  • Compacto