[quads id=5]

Probamos el BMW 330e Hibrido Enchufable

Probamos el BMW 330e Hibrido Enchufable

El futuro inmediato en el mundo del Automóvil es la Hibridación y BMW lo sabe y está haciendo una clara apuesta por tener la familia de vehículos híbridos más completa del mercado.

Si hace unas semanas publicábamos la prueba del Monovolumen Hibrido 225XE, ahora le toca el turno a la berlina 330e, al igual que con el Serie 2 Hibrida enchufable.

Ya hace un tiempo que la marca bávara flirtea con los híbridos enchufables, ya el X5 tiene desde hace un tiempo una versión dotada de esta tecnología, aunque los dos últimos son mucho más avanzados y consiguen consumos reales muy bajos.

El nuevo 330e combina un motor turbo de cuatro cilindros de 2.0 litros y un motor eléctrico para entregar algunas cifras de potencia muy elevadas con 252 cv en total y unas prestaciones excelentes, con una velocidad punta de 225 Km/h y pasando de 0 a 100 Km/h en tan solo 6,1 segundos.

Este BMW 330e es tracción trasera y cuenta con un cambio automático de convertidor de par de 8 relaciones, que lo hacen mucho más fino y deportivo que los híbridos japoneses.

El coche puede viajar en modo 100% eléctrico hasta 80 Km/h, además la batería se va cargando en movimiento, por lo que en ciudad y en bajada, el consumo se rebaja mucho.

Con una carga completa de sus baterías de 7.6kWh, el BMW tendrá una autonomía eléctrica pura de 30 kilómetros reales. El tiempo de carga completa ronda las 4 horas para un enchufe doméstico.

La pena es que el depósito de gasolina no sea el del resto de serie 3 y se contente con 41 litros, que ofrecen una buena autonomía global, entorno a 750 kilómetros con un consumo de gasolina medio entorno a los 6 litros. Esta cifra bajará mucho si hacemos trayectos cortos cargando la batería, ya que podemos llegar a conseguir consumos de 0 litros a los 100 kilómetros.

El interior es casi calcado al de los serie 3 «normales» ordenado, buenas calidades y un acabado excelente. El salpicadero es muy similar al de otros BMW, sin diseños futuristas y una ergonomía sin tacha. La única pista de que estamos en un coche hibrido es el botón edrive y un menú exclusivo para saber el comportamiento del sistema hibrido y el estado de la batería.

Los asientos son cómodos, recogen bien nuestra espalda en curvas y tienen múltiples regulaciones para conseguir una postura al volante perfecta.

Detrás el espacio es correcto, tres niños o dos adultos viajarán cómodos y con buenas cotas de confort.

El maletero es el damnificado del sistema hibrido, ya que pasa de 480 a 370 litros de capacidad.

En cuanto a comportamiento tiene todas las características que un BMW puede tener, deportividad, eficacia y facilidad para rodar rápido, además con total seguridad.

En ciudad es puro silencio, tanto en modo eléctrico como con el motor de combustión interna encendido, su insonorización es excelente, además la suspensión filtra como una campeona todas las irregularidades del asfalto. En el momento de estacionar y pese a sus 4.63 metros de largo, es fácil de maniobrar, sobretodo si montamos la cámara de visión trasera opcional.

En autopista es sensacional por aplomo y suavidad, las suspensiones tienen un tarado muy conseguido y permite largos viajes sin cansancio.

En vías secundarias, carreteras de montaña,.. vamos a disfrutar, es un coche divertido y muy eficaz, permite ritmos muy elevados y con un consumo de diesel.

Valoración Final

Por 45.300 euros nos llevamos un coche económico de consumos, que corre como un demonio, es cómodo y bonito a la vista, si buscamos una berlina hibrida o sencillamente un sedan premium equilibrado, no lo dudéis este es vuestro coche, va muy bien y gasta poco.

 

  • BMW 330e
  • Híbrido enchufable
  • Híbridos
  • BMW
  • Pruebas BMW
  • Pruebas Coches
  • Prueba a Fondo