[quads id=5]

Probamos el Ford Fiesta ST200, 200 cv de pura deportividad

Probamos el Ford Fiesta ST200, 200 cv de pura deportividad

Si el Fiesta ST con 182 caballos ya era un coche rápido, ahora con 200 se convierte en uno de los más deportivos de su categoría.

El Ford Fiesta ST200 se distingue por el exclusivo color Storm Greyde de su carrocería, también cuenta con llantas de diseño específico pintadas en negro y los correspondientes anagramas.

El motor es una evolución del 1.6 litros turbo que ya disponía en ST,  gracias a una nueva gestión electrónica  aumenta la potencia de 182 a 200 CV, también mejora el par máximo que pasa de 24,48 mkg a 29,59 mkg, mientras que para aprovechar mejor la potencia disponible, la caja de cambios cuenta con un desarrollo final ligeramente más corto.

En el Ford Fiesta ST200, las suspensiones son deportivas sin contemplaciones, se han retocado con el objetivo de mejorar el comportamiento y la capacidad de absorción, aunque sigue siendo muy seca.

Las prestaciones son sensacionales, pasando de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y llegando sin problemas a los 230 Km/h de punta.

En cuanto al consumo, nosotros conseguimos una media de 8,3 litros a los 100 kilómetros en conducción normal, si lo exprimimos, superaremos y mucho los 10 litros y sus 42 litros de depósito nos los comeremos en un santiamén.

El Ford Fiesta ST es un coche muy eficaz en conducción deportiva, las marchas disponen de un escalonamiento perfecto, con marchas tirando a cortas para que el motor suba de vueltas a placer, estirando hasta las 6.500 rpm sin contemplaciones. El motor 1.6 litros turboalimentado sorprende por su buen funcionamiento, tiene unos buenos bajos y es muy alegre.

En ruta el Ford Fiesta ST200 es muy deportivo, con un puesto de conducción racing, suspensiones duras y dirección directa, el resultado es que le encanta enlazar curvas a velocidades endiabladas sin perder un ápice la compostura, es un coche difícil de sacar de su sitio.

En Autopista es un coche estable y rápido, no es cómodo por el asiento muy poco mullido, pero las suspensiones si filtran con diligencia.

En ciudad es un coche ágil y divertido, el problema son los asfaltos en mal estado, tapas de cloaca,.. que las notarán en las posaderas al pasar por encima.

Su interior es similar al del resto de Fiesta, no muy habitable, de buena calidad, con un buen equipamiento y en este caso con unos asientos tipo baquet, que te abrazan la espalda para que no se mueva.

Hay detalles cómo la pequeña pantalla de la consola central que denotan que este modelo está esperando un relevo muy pronto, pero por el resto poco tiene que envidiar a cualquiera de sus competidores.

Detrás el acceso es algo angosto y el espacio es justo, pensado más para dos churumbeles que para dos grandotes.

El maletero con 290 litros es capaz por el tamaño del coche, 3, 97 metros, ya que dispone de 290 litros  hasta la bandeja, ampliables plegando los asientos traseros y con un buen portón de acceso. Nosotros fuimos tres con una bici de 20 pulgadas sin desmontar sin problema.

Valoración Final

Pagar 25.000 euros por esta pequeña bomba con ruedas no nos parece ninguna diablura, eso si es un coche para disfrutar al volante, si buscáis un coche familiar potente, no es vuestra mejor elección. El Fiesta ST es una buena manera de tener un deportivo sin gastarse un dineral.

  • Ford Fiesta ST200
  • Ford
  • Ford Fiesta
  • Pruebas Ford
  • Pruebas Coches
  • Deportivo