[quads id=5]

Probamos el Mini John Cooper Works Cabrio

A pesar de que pasen las modas, los tiempos y evolucionen los coches, un descapotable bien potente siempre tiene su encanto, pero además si es un Mini, su poder de atracción es siempre mayor.

El Mini John Cooper Works es la versión más deportiva y prestacional del famoso utilitario británico, en este caso en su coqueta versión Cabriolet, que ha sabido mantener la belleza del intemporal Mini con la libertad de viajar a cielo abierto..

Este nuevo Mini es fruto de la más reciente puesta al día de la gama entera de la marca británica. La parrilla hexagonal con marco negro y los faros (redondos) son nuevos, mientras que las luces de posición han sido sustituidas por entradas de aire verticales y la franja central del paragolpes ahora es del color de la carrocería en lugar de negra.

Las proporciones típicas de Mini y sus cortos voladizos siguen marcando su carácter, aunque los pasos de rueda están más marcados y los intermitentes laterales cuentan ahora con tecnología LED. En la parte de atrás, la luz antiniebla está integrada en el faldón trasero como una estrecha unidad LED, aunque lo más sorprendente del nuevo Mini es el techo multitono, que ofrece un degradado de color que va desde el San Marino Blue (azul oscuro), pasando por el Pearly Aqua (azul claro), hasta el Jet Black (negro).

En el interior, la principal novedad son los asientos deportivos de tejido Black Pearl. Los dos difusores de aire laterales ahora van enmarcados en paneles negros redondos, mientras que la moldura interior del salpicadero se extiende ahora por todo el ancho del cuadro de instrumentos hasta la zona del copiloto. La pantalla táctil a color de 8,8 pulgadas, los botones de acceso directo sensibles al tacto y las superficies en Piano Black high-gloss son ahora elementos de serie.

El volante deportivo de cuero de nuevo diseño forma parte del equipamiento de serie de todas las versiones de Mini, aunque los acabados de equipamiento John Cooper Works, Mini Yours y Mini Electric ofrecen una versión especialmente sofisticada con una superficie de cuero exclusivo Nappa y apoyos más grandes para los pulgares. Además, el volante calefactado también está disponible por primera vez como opción para los modelos más pequeños de Mini.

El espacio interior es suficiente, aunque no sobrado, las plazas traseras si que son justitas, pensadas más para niños que para adultos.

La calidad sigue mejorando, con unos ajustes y materiales al nivel de la marca premium a la que pertenece.

Propulsado por el motor de 2,0 litros y cuatro cilindros con tecnologíaTwinPower Turbo, desarrolla una potencia máxima de 231 CV (170 kW) y un par máximo de 320 Nm.

Nuestra unidad de pruebas equipaba la caja de cambios Steptronic Sport de 8 velocidades, con la que acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 241 km/h. Unas cifras muy respetables visto el pequeño tamaño del vehículo.

Su consumo siendo buenos se sitúa sobre los 6,5 litros a los 100 kilómetros, si somos diablillos subirá hasta las dos cifras, si somos muy malos, no quiero saberlo..

El Mini Cabrio mide 3.872 mm de largo (20 cm menos que la media de utilitarios), 1.727 mm de ancho y 1.415 mm de alto. Y su peso en vacío es de 1.450 kg.

Aunque este John Cooper Works Cabrio corre de lo lindo, es un coche que no es difícil de llevar gracias a su asombrosa estabilidad y facilidad de dosificación del potencial que llevamos bajo el pie derecho, traza las curvas sin esfuerzo y frena cómo un campeón.

En movimiento es un coche que arranca sonrisas y hace las cosas fáciles, es rápido y eficaz, traza cómo si fuera un compás y es estable, va bien en ciudad, carretera o autopista, su suspensión ofrece un excelente compromiso entre dinamismo y confort y es posible viajar con él sin tener que parar al osteópata a que te arregle la espalda a medio camino.

La ciudad es su feudo, por tamaño, por lo ágil que es y por lo cómodo que resulta con el cambio automático.

Valoración Final.

Este coche es muy divertido, atractivo y atemporal, nos encanta tanto estéticamente cómo en marcha, tiene sus limitaciones sobretodo en espacio interior y de carga, pero si para ti no son prioritarios, este Mini cabrio te enamorará. Su precio sobre los 42.000 euros, caro, no lo creo.