[quads id=5]

Probamos el Mitsubishi ASX 220 DI-D 150 CV AWD Aut.

Probamos el Mitsubishi ASX 220 DI-D 150 CV AWD Aut.

El Mitsubishi ASX, es sin duda uno de los mejores SUV compactos del mercado, tanto por gama, funcionamiento y precios. Hoy pasa por nuestras manos la versión tope del gama del Todo Camino Japonés.

El ASX que hoy analizamos lo tiene todo en lo referente a equipamiento, el motor diesel más potente, 150 cv, tracción total y cambio automático, el resultado, un vehículo capaz en todos los frentes.

Nuestro invitado está equipado hasta las cejas,  Llantas, retrovisores exteriores eléctricos, volante y pomo de cambio en cuero, faros antiniebla, sensores de lluvia y luz, climatizador automático, sensores de aparcamiento traseros, control de crucero, start&stop, tapicería de cuero, sistema de navegación multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas, equipo de sonido Premium Rockford Fosgate de 9 altavoces con 710 W, regulación eléctrica del asiento del conductor, 7 airbags –incluido el de las rodillas del conductor-, anclajes ISOFIX en las plazas traseras, sistema de asistencia a la frenada, asistente de arranque en pendiente, control de estabilidad, control de presión de los neumáticos, señalización de frenada de emergencia, etcétera. Mucho más que la mayoría de sus competidores..

El comportamiento del ASX es excelente en asfalto, con suspensiones firmes y una dirección precisa e informativa, con un paso por curva aplomado y seguro, sin inclinaciones de la carrocería.

El propulsor de 2,2 litros y 150 CV va de cine, responde con contundencia a las demandas del pedal del acelerador y se compenetra a la perfección con el cambio automático de 6 velocidades, que dispone de una rápida respuesta y transiciones casi imperceptibles entre marchas. Las zonas baja y media del cuentavueltas son su mejor baza, ya que es el punto débil de sus competidores.

El consumo, teniendo en cuenta que es un vehículo potente y automático, ha sido bastante bajo, 6,7 litros a los 100 kilómetros.

Las prestaciones son algo justas si a los fríos números nos remitimos, ya que una punta de 190 Km/h y pasar de 0 a 100 Km/h en 10,8 segundos no son cifras de récord, pero como ya hemos comentado, lo buenos de este motor está dónde fallan el resto, a muy bajas revoluciones, con unas recuperaciones y arrancadas muy dinámicas. Sinceramente preferimos una buena respuesta en bajos que una velocidad punta elevada, que al fin y al cabo no usaremos nunca.

El sistema de tracción total se controla desde un botón situado en la consola central. Desde ahí se pueden escoger entre los modos 2WD, 4WD y 4WD Lock. Con la primera únicamente se transmite la potencia a las ruedas delanteras, con la segunda se mantiene la transferencia al eje delantero, pero de forma automática se reparte entre ambos cuando se detecta una pérdida de tracción. Por último, el modo Lock bloquea la transmisión para un reparto equitativo entre ambos ejes, ideal para salvar obstáculos complicados o zonas de barro.

Fuera del asfalto el ASX se ve penalizado por su escasa altura libre al suelo, 17 centímetros, y unas suspensiones duras, pero el sistema de tracción es sensacional, con una capacidad de tracción excelente incluso en zonas muy resbaladizas. Es perfecto para caminos de tierra y carreteras mojadas o con nieve.

En ciudad su recortado tamaño, 4,29 metros, es una gran ventaja para aparcar y callejear.

La nueva generación del Mitsubishi ASX tiene un diseño atractivo y compacto, un habitáculo de calidad aunque de diseño sobrio (muy Japonés)

El interior a pesar de una paleta de colores oscura y plásticos duros, se ve duradero y de calidad, los asientos son cómodos y permiten regularlos hasta encontrar la posición perfecta, tanto para conductor cómo el copiloto.

Detrás hay espacio para dos adultos confortablemente, las cotas son sobradas y el mullido del asiento pensado para el confort de sus ocupantes.

El maletero con sus 416 litros ofrece una buena capacidad, siempre ampliable plegando los asientos traseros.

Valoración Final

Este coche nos gusta, tanto estéticamente como sobretodo por cómo va, además es fácil de conducir y tiene una gran polivalencia. Esta versión tope de gama sale por 29.000 euros, una cifra elevada pero si nos fijamos en los que nos llevamos a cambio, nos parecen más que justificados. Es un coche que si os encaja como poco debéis darle la oportunidad de probarlo, no os defraudará.

  • Mitsubishi ASX
  • AWD
  • 4×4
  • Pruebas Coches
  • Prueba a Fondo
  • Pruebas Mitsubishi
  • Mitsubishi
  • 4wd