[quads id=5]

Prueba :: 2000 kilómetros con el Seat Altea Freetrack 2.0 TFSi.

Prueba :: 2000 kilómetros con el Seat Altea Freetrack 2.0 TFSi.

Seat convirtió a su Altea XL en el Freetrack, dotandolo en algunas versiones de tracción total, una estética más campera y una mayor altura al suelo. La versión tope de gama de este todocamino español, el 2 litros de 200 cv y tracción total es nuestro invitado de hoy.

Prueba :: 2000 kilómetros con el Seat Altea Freetrack 2.0 TFSi

Seat convirtió a su Altea XL en el Freetrack, dotandolo en algunas versiones de tracción total, una estética más campera y una mayor altura al suelo. La versión tope de gama de este todocamino español, el 2 litros de 200 cv y tracción total es nuestro invitado de hoy.

Nuestra prueba se ha desarrollado por carreteras Españolas, Francesas y Suizas, con nieve en la calzada en varios cientos de kilómetros. El resultado ha sido sorprendente, sobretodo porqué nuestro invitado montaba unos neumáticos Pirelli P Zero Rosso 100% asfalticos y de verano. La tracción total nos ha sacado de varios sitios (A las fotos me remito) dónde la mayoría de coches se quedarían patinando. La única vez que no pudo fue en una subida helada de unos 50 metros, dónde se quedó sin tracción. Hay que reconocer que todo un Land Rover Discovery, con la reductora y neumáticos Mixtos la superó con bastantes problemas, así que pensamos que muy pocos coches podrían subirla.

Esta prueba atípica nos ha servido para enamorarnos del Freetrack, un vehiculo que no está teniendo la salida esperada ni en nuestro mercado ni en otros. Es un señor coche, buen rodador, estable, cómodo y espacioso, después de estos 2.000 kilómetros sólo tenemos palabras de alabanza para él, además asociado al motor de inyección directa de 200 caballos, te sobra potencia por todas partes, es silencioso y rápido, pero vamos por partes.

Motor
El Motor de 2 litros de inyección directa con Compresor y turbocompresor en Cascada y 200 caballos que montan otros coches del grupo VAG como son el Golf, A4, Passat,.. es muy fino y prestacional, además gracias a la acción de la sobrealimentación tenemos todo el par de 280 Nm a tan sólo 1.800 revoluciones, como un diesel, como consecuencia, el motor está listo a cualquier régimen para tirar hasta más allá de las 5.000 revoluciones.

Fino y silencioso, sólo se oye cuando aceleramos a fondo, cuando reducimos y entorno a 120 Km/hora en sexta, que el escape emite un ruido ronco, por debajo y por encima de esta velocidad es inapreciable.

El consumo sorprende por lo contenido, aunque es posible superar los 10 litros en algunas situaciones, la media del viaje ha sido de 9,1 litros, con largas tiradas por autopista a 130 Km/h (Francia y Suiza) y varios puertos de montaña, circulación Urbana y como hemos comentado cientos de kilómetros por nieve.

Comportamiento
Este Freetrack es primo del León FR, con su mismo corazón y un comportamiento similar, muy deportivo pero equilibrado, las suspensiones son duras pero filtran bien las irregularidades, en ningún caso tienen reacciones secas.

En Autopista la pisada es sensacional, aplomado y rápido el Altea permite hacer cientos de kilómetros sin problemas y con total seguridad.

En carreteras reviradas la precisión de trazado de las curvas es encomiable, vas como por raíles, además si el suelo está deslizante, la tracción total pone su granito de arena, trazando las curvas como con compás.

En ciudad nuestra posición elevada y la buena visibilidad nos permiten una circulación fluida y relajada. No se hace notar nunca el tamaño del coche.

Habitabilidad y Confort
El mullido duro de los asientos puede parecer incomodo, pero una vez pasados los kilómetros, nuestro cuerpo acusa menos las horas y la sujeción lateral ayuda a rebajar la tensión en zonas reviradas.

Los asientos delanteros recogen perfectamente el cuerpo y atrás pueden viajar sin problemas tres ocupantes, menos cómodo es el de en medio, pero nada fuera de lo normal.

El espacio para las piernas delante y atrás es XL, o sea talla grande, no sufriremos estrecheces ni desplazando el asiento trasero adelante, para ganar maletero.

El maletero es grande, regular y capaz, cabe mucho y bien, además la boca de acceso es ancha y plana.

Equipamiento
Una de las bazas de este vehiculo es el nutrido equipamiento que monta respecto a las realizaciones de la competencia.

Empezando por la iluminación, monta faros antiniebla y Bixenon Adaptativos, de los que giran con la dirección en la curva. Pero aquí no acaba la cosa, ya que los cristales oscuros, el climatizador bizonal, los asientos mixtos piel-textil, sensores de lluvia y luces, cortinillas en las puertas traseras, llantas de 17 pulgadas .. Todo de sèrie, quedando como extras los asientos calefactables o el navegador.

La verdad es que es un coche muy equipado por el precio que tiene.

Competencia
Es la primera vez que no encontramos ningún vehículo que se asemeje al probado, ya que desde que desapareció el Subaru Forrester Turbo, no hay ningún concepto parecido al Freetrack, ya que los SUV son más aparatosos y les da un repaso en comportamiento y les iguala en habitabilidad y los Familiares contracción total tienen menos habitabilidad, menores aptitudes 4×4 (excepto el Outback de Subaru) y van igual o peor en carretera. Conclusión este Altea de momento no tiene competencia.

Valor / Precio
Su precio es de 30.600 euros, y por este montante nos llevamos un SUV con tracción total, habitabilidad de monovolumen y un soberbio motor de 200 cv, que nos hará sentir el rei de la plaza. Por tanto el precio es bueno, no asequible para todos pero mucho más recomendable que los aparatosos todo terreno Light que vemos por nuestras calles y que a fin de cuentas no sirven ni para carretera ni para montaña.

Conclusión
Como he comentado el Freetrack es un bicho raro que no ha cuajado, pensamos que no por estética, ya que sus hermanos el Altea y Altea XL si que se venden, por tanto pensamos que se trata por gama ya que el precio es bueno por el equipamiento y motores que monta. La conclusión a la que llegamos es que si hubiera motores menos prestacionales y un equipamiento menos rico en unas versiones de acceso podríamos ver mucho más por nuestras calles. Creo que un Freetrack con acabado Style y el motor 1.4 TSi sería increíble con un precio entorno a los 24.000 euros, pero esto es soñar despierto…

  • Seat
  • Altea
  • Freetrack
  • 4×4
  • 4wd
  • TFSi
  • Prueba
  • Test
  • Nieve