[quads id=5]

Prueba a fondo Audi Q5 2.0 TDI 177 CV Quattro S-tronic 7 vel

Prueba a fondo Audi Q5 2.0 TDI 177 CV Quattro S-tronic 7 vel

Audi tuvo en el Q5 un superventas hasta la llegada del Q3, que obligó a la marca alemana a reposicionar a nuestro querido Q5 como un segmento superior, cosa que le ha restado ventas al SUV medio de la marca de los 4 aros, pero que sumadas a las de su hermano pequeño, la cifra significa un aumento sustancial respecto a las que tenía el Q5 en solitario.

Pero según nuestra humilde opinión y sin entrar en precios, pensamos que el Q5 es el verdadero Todo Camino polivalente de la firma alemana, con unas medidas exteriores correctas (4,63 m), una habitabilidad buena y una capacidad de carga buena.

El Q5 apenas ha cambiado desde que apareció, se han retocado apartados estéticos básicamente exteriores y se han introducido novedades de equipamiento, es un coche que nada tiene que envidiar a sus competidores más cercanos tanto alemanes como ingleses.

Interior
El interior es muy parecido a otros modelos de la marca con la salvedad de que la postura de conducción es más erguida, con las piernas menos estiradas, cosa que personalmente me parece más cómoda, tanto para acceder al vehiculo como a la hora de afrontar un viaje largo, También la visibilidad se ve ámpliamente recompensada gracias a la situación más alta respecto a la carretera.

Como en todo Audi, el diseño del salpicadero rezuma calidad a la par de sencillez, con todo en su sitio, pocos botones para controlar todas las funciones de la climatización, audio, conducción, multimedia,..

Los asientos delanteros gozan de un diseño excelente, aptos para todas las tallas, con unas ámplias regulaciones tanto longitudinales como en altura y un confort elevado.

Atrás tenemos un buen espacio para tres adultos, mejoraría con un poco más de espacio para las piernas pero tampoco nos quejamos.

Los 540 litros de maletero lo sitúan a la par de una berlina familiar (que suelen tener unos 20-30 centímetros más) y a las que supera si aprovechamos el espacio hasta el techo.

Motor
El motor que equipaba nuestra unidad de pruebas tiene los días contados, ya que hace un tiempo que su evolución de 184 caballos (en lugar de 177) ya se está empezando a equipar en otros modelos del grupo. La verdad es que los 7 caballos de más apenas se notan, puede que estirando las marchas consigamos algo más de dinamismo, pero en uso normal son inapreciables, por el resto, los cambios en agrado de uso o silencio de marcha son mínimos.

El consumo obtenido en la prueba está adulterado por la enorme monta de neumáticos que llevaba la unidad de pruebas, nada más y nada menos que llantas de 20 pulgadas para 177 caballos cuando de serie lleva unas más lógicas de 17 pulgadas. El resultado fue un consumo elevado, 6,8 litros a los 100 kilómetros, un comportamiento a baja velocidad bastante torpe y sobretodo la sensación de tener muchos menos caballos de los anunciados, pero eso si le quedaban de cine, dignas del mejor Rapero.

Este motor tiene como mejor cualidad sus bajas vibraciones, su bajo nivel sonoro y asociado con el cambio de doble embrague de 7 relaciones, un agrado de uso sensacional, por encima del que consiguen otros de sus rivales incluso con cambios de 9 marchas.

Las prestaciones oficiales son buenas con una punta de 200 km/h y 9 segundos en pasar de 0 a 100 Km/h.

Comportamiento
Nosotros hicimos un recorrido muy montañero, eso si sin pisar tierra y solo un poco de nieve, en 800 kilómetros pasamos 5 puertos de montaña, dos autovías, hicimos varios recados en la ciudad, nos movimos por carreteras comarcales, sufrimos algún que otro atasco, nos encontramos lluvia, niebla y sol. Las impresiones finales fueron las siguientes:

El Q5 es un Todo Camino de los mejores, no es el más deportivo ni el más cómodo pero todo lo hace bien, si eliminamos la penalización de las ruedas, es un coche de familia genial que nos llevará a todos sitios con seguridad y confort, disfruta de una dirección sobérbia, marca de la casa, un cambio automático que brilla por su suavidad y una facilidad de conducción inaudita.

En Autopista vamos obre raíles, es estable y silencioso, es un compañero de viaje perfecto para hacer grande o pequeñas tiradas.

En vías secundarias la tracción total unida a la dirección hacen que conducirlo sea un juego de niños.

Tuvimos la oportunidad de llevarlo unos kilómetros por una carretera nevada y confirmó que la tracción total Quattro es mágica, aún llevando neumáticos de verano y conduciendo con prudencia, cuando el resto tenían que parar a poner cadenas, nosotros seguimos sin problema.

Valoración Final
La única pega que tienen los coches que normalmente me gustan es el precio, los 46.690 euros de esta versión empiezan a picar, aunque si lo comparamos con la «competéncia» de la estrella, la elice,.. ya no nos parecen tantos. Es un buen coche, bien acabado, cómodo y que va muy bien, si os encaja por presupuesto no os lo penséis.

  • Audi
  • Q5
  • SUV
  • Todo Camino
  • Tdi
  • Turbo Diesel
  • 4×4
  • 4wd
  • AWD
  • Prueba
  • Test