[quads id=5]

Prueba a fondo del BMW X6 XDRIVE30D

Prueba a fondo del BMW X6 XDRIVE30D

El X6 abrió un nuevo mercado que Acura o Mercedes también han seguido, visto el éxito del modelo bávaro.

El X6 es un coche que destaca, principalmente, por su imponente imagen, aunque su interior no defrauda tampoco, aunando confort y sobretodo lujo.

Cuando nos ponemos al volante (operación más sencilla contra más alto eres, ya que hay que subir al coche literalmente), nos percatamos de sus genes BMW con una agilidad y un carácter deportivo que sorprende vista la masa y las dimensiones de este modelo, porque con una longitud de 4.877 mm, una anchura de 1.983 mm y una altura de 1.699 mm nos imaginamos cualquier cosa menos un coche que pueda ser ágil, sobre todo teniendo en cuenta su peso en orden de marcha con 2.150 kg. Dimensiones que hay que tener en cuenta sobre todo a la hora de usar aparcamientos públicos que tengan plazas pequeñas.

El habitáculo es especialmente espacioso para los pasajeros, tanto para los de las plazas delanteras como para las traseras, gracias a una batalla de 2930 mm, pero adolece de altura en las plazas traseras a la altura de los respaldos traseros ya que la curva del techo se inclina mucho en esa zona.

Las plazas delanteras son amplias y cómodas, con una perfecta sujeción de nuestra espalda.

El acceso a las plazas traseras se realiza con mucha comodidad, aunque el ángulo de apertura de las puertas podría ser mayor. Detrás hay tres buenas plazas, aunque como suele ocurrir la central es menos cómoda.

El interior tiene numerosos huecos repartidos. En la consola tenemos dos huecos con tapa retráctil para dos posavasos delante del selector del cambio y justo delante otro hueco para objetos más pequeños. La plaza del acompañante delantero tiene ante si una guantera iluminada. El reposabrazos tiene un hueco con dos tapas que se pueden abrir independientemente con sendos botones, donde encontramos un hueco profundo para colocar un teléfono, conexiones jack y USB y una toma de 12v. En las plazas traseras tenemos tres huecos todos con tapa, que son dos huecos y dos posavasos.

Todos los mandos, indicadores y testigos del vehículo tienen un tacto y disposición muy buenos. El tablero de bordo similar a otros BMW dispone de dos grandes relojes analógicos con el velocímetro y tacómetro, así como las agujas que hacen de testigos del indicador de nivel de carburante y de la temperatura del líquido refrigerante o el indicador de consumo instantáneo. El ordenador de a bordo es completo y sencillo en su uso.

Este vehículo además, monta el sistema HUD de proyección de información sobre el parabrisas delantero que refleja la información vista según un ángulo concreto y que podemos modificar en altura. Nos informa del sistema de reconocimiento de señales, del control de crucero, del sistema de audio, de la velocidad e indicaciones de guiado del navegador.

El acceso al maletero se realiza mediante un portón que puede disponer opcionalmente de accionamiento totalmente eléctrico. El maletero tiene una capacidad mínima de 570 litros. Podemos abatir los respaldos del asiento trasero, en proporción 60/40 para aumentar la capacidad hasta los 1.450 litros.

Debemos destacar el óptimo funcionamiento del sistema de climatización, que cuenta con salidas traseras y la calidad de sonido del equipo de música.

Dinámicamente, es un coche satisfactorio en todo tipo de vías gracias a una dirección muy rápida que mete el morro del coche justo por donde queremos. Esta capacidad de guiado nos da mucha confianza a la hora de negociar todo tipo de curvas, pero con cuidado porque con este coche podemos ir muy rápido, incluso demasiado rápido sin casi darnos cuenta. Esta agilidad hace que parezca un coche mucho más pequeño y ligero de lo que realmente es. Solo es en apoyos bruscos o en cambios de apoyo rápidos donde la física saca a relucir sus leyes y la masa del vehículo se hace presente. Pero hay que hacer barbaridades para hacer que este vehículo se descontrole.

En ciudad es un coche que se encuentra algo incómodo, los carriles se nos hacen estrechos y es complicado encontrar plazas de parking de su tamaño.

En autopista es una auténtica maravilla, compañero ideal para realizar miles de kilómetros sin cansancio.

El sistema xdrive funciona automáticamente repartiendo la potencia entre los ejes delantero y trasero dependiendo de las circunstancias de adherencia y no tiene bloqueo manual del diferencial. Nos es un coche pensado para circular por campo, ya que la monta de neumáticos es 100% asfáltica, pero gracias a la tracción total y la altura de la carrocería, nos podemos permitir algunas licencias en pistas forestales en buen estado y para subir a la nieve.

El motor seis cilindros en línea de 3.0 litros y 258 CV a 4.000 rpm con un par motor de 560 Nm entre las 1.500 y las 3.000 rpm, tiene un rendimiento y mueve sin problemas las 2 toneladas del X6 y le otorga unas excelentes prestaciones. No en vano coge 230 Km/h de punta y pasa de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos.

En cuanto al consumo, durante nuestro test hemos obtenido un consumo medio de 8,7 litros a los 100 kilómetros, una cifra buena visto el tamaño, prestaciones y tara del X6.

Este excelente motor está asociado a una excelente caja de cambios de 8 velocidades. Es suave en maniobras a bajas velocidades, es más rápida que otros cambios de convertidor de par. Cuenta además con levas en el volante para manejar el cambio.

Con un coche así es muy difícil no sentirte como el rey de la carretera. La sensación de tener entre las manos un vehículo capaz de circular con eficacia por todo tipo de terrenos con insultante eficacia es impresionante. Este tipo de coches con tantas prestaciones dan una gran sensación de seguridad porque tienen poco retraso entre la orden que reciben del conductor y lo rápido que reaccionan. Si a eso le sumamos la gran calidad de acabado que presenta a un nivel marca de la casa tendremos motivos definitivos para acertar en nuestra compra. Y si no son suficientes, solo tenemos que ver cómo se giran las cabezas cuando circulamos con él lo cual indica lo acertado del diseño, nos damos cuenta de inmediato que estamos ante un coche en el que el corazón gana claramente a la cabeza.

Valoración Final

Este X6 parte de un precio de 70.800 euros, un presupuesto no apto para todos los bolsillos, pero es que estamos hablando de un excelente todo camino, cómodo, silencioso, lujoso y sobretodo exclusivo. Su única pega es su tamaño y precio, el resto es una maravilla.

  • BMW
  • Pruebas Coches
  • Pruebas BMW
  • BMW X6
  • xdrive
  • SUV
  • Lujo
  • AWD
  • 4wd
  • 4×4
  • Tests