[quads id=5]

Prueba a fondo Ford Ranger 2.2 TDCi 150 CV 4X4 Limited

Prueba a fondo Ford Ranger 2.2 TDCi 150 CV 4X4 Limited

Hoy que la moda de los Pickups ya ha pasado y se venden menos que hace unos años, la oferta de este tipo de vehículos es la más completa y atractiva de la historia, con muchas marcas con productos interesantes y de buena calidad.

Ford y su Ranger nunca han tenido un gran mercado en España, antes por un motor muy gastón y una construcción muy austera y ahora aunque tiene uno de los mejores modelos del mercado, por la falta de clientes potenciales. A día de hoy son dos marcas «europeas» (aunque Ford tiene raíces yanquis), Volkswagen y Ford, quienes tienen los dos pickup referentes del segmento, por delante de las tradicionales marcas niponas, que en otra época fueron intocables.

El Ranger es sin duda el vehiculo más equilibrado de la oferta actual, ya que el Amarok seguramente tiene una más amplia gama pero es bastante más caro.

Con una imagen robusta y una calidad de fabricación bastante buena, el Ranger es a día de hoy una de las mejores alternativas a los casi extintos 4×4 de toda la vida, ya que ofrece unas posibilidades fuera del asfalto excelentes, pero tampoco va nada mal por carretera.

Interior

Los plásticos duros denotan su origen industrial, pero los ajustes son buenos, las posibilidades de equipamiento impensables hace unos años y el confort tanto delante como atrás roza a buen nivel.

El salpicadero, muy similar a algunos de sus hermanos industriales es muy moderno y organizado, con posibilidad de equipar navegador, eso si con una pantalla bastante pequeña, que normalmente ocupa el ordenador de a bordo. Un detalle a destacar es la inclusión de un eficaz climatizador, elevalunas en las cuatro puertas, control de tracción y estabilidad, un equipo de música de buen funcionamiento. En general está muy bien equipado.

Disponemos de una caja de 1,5 metros de largo, dónde poder meter mucha carga o equipaje.

Motor

El propulsor de 2,2 litros turbo diesel es una maravilla por suavidad, suena algo, pero nada que ver con los «antiguos» Pickup.

El cambio de 6 relaciones tiene un funcionamiento típico de Ford, preciso y suave. Las primeras tres marchas tienen un corto desarrollo muy marcado, aunque se conduce bien, la sexta marcha está pensada para que el motor gire a bajas vueltas, pero es muy usable gracias a sus buenos bajos.

Las prestaciones son más que dignas, con una velocidad máxima de 175 Km/h y una aceleración de 0 a 100 Km/h en 12,3 segundos.

El consumo es lo que más nos ha sorprendido, con tan solo 7,4 litros a los 100 Kilómetros.

Comportamiento

En carretera sorprende su aplomo y sobretodo que su zaga se mantiene en su sitio, uno de los problemas típicos de los Pickup, que normalmente al no llevar peso en la caja esta tiene tendencia a culear.

En autopista es un auténtico sofá con ruedas, cómodo como pocos, gracias a la suspensión que filtra las irregularidades del asfalto.

En conducción 4×4 lo pudimos probar a fondo en el Pirineo por pistas en buen estado, pero también en varias zonas rotas, el resultado es excelente con una capacidad de tracción sensacional, sorprendente agilidad y maniobrabilidad y un buen filtrado de las irregularidades. La reductora es una gran aliada tanto en pendientes como en bajadas.

En ciudad es cómo un elefante en una cacharrería, demasiado grande (5,35 metros), poca visibilidad y es difícil de aparcar.

Valoración Final

Por un precio sin descuentos de 37.000 euros nos llevamos un auténtico vehiculo polivalente, para trabajar, el ocio, un 4×4 de verdad y bien equipado, una gran opción.

  • Ford
  • Ranger
  • TDci
  • 4×4
  • Pickup
  • AWD
  • 4wd
  • Limited
  • Prueba
  • Test