[quads id=5]

Prueba a fondo : Mini Cooper Aut. 5 puertas

Prueba a fondo : Mini Cooper Aut. 5 puertas

Este año hace 16 años que BMW resucitó a la Británica Mini, manteniendo su personalidad y imagen, pero mejorando en todo el resto, ese lejano año 2000, marcó el inicio de una historia de éxito que continúa a día de hoy.

En estos más de 3 lustros, la marca ha multiplicado sus modelos, todos manteniendo el espíritu del Mini de Sir Alec Issigonis.

Hoy pasa por nuestras manos la versión de 5 puertas del Mini equipado con el nuevo motor 1,5 turbo de 3 cilindros y 136 cv, un coche que sorprende y enamora.

He de decir que hasta el momento un servidor no era muy fan de la marca Británica de capital Germano, pero las cosas han cambiado y ya soy un Mini Fanático.

Este nuevo Mini de 5 puertas crece hasta los 4 metros (3,98 m para ser preciso), ruedas de mayor tamaño, mayor habitabilidad y una mejora notable en ergonomía, seguramente el peor defecto de los coches Ingleses hasta día de hoy.

El Mini es con permiso del Fiat 500 el modelo más ultra personalizable del mercado actual, pintura, detalles de equipamiento, llantas, vinilos de colores y texturas diferentes,.. una lista sin fin de posibilidades pensada para personas a las que les gusta ser únicas.

Una vez en el interior del vehiculo, nos reconforta el aumento de espacio útil, la mayor sensación de aire en su interior. Al volante pasa lo mismo, estamos más cómodos, con espacio para las piernas y brazos, con todos los mandos al alcance y aunque debemos aprender un poco dónde está cada uno, es mucho más fácil de vivir.

Una de las novedades de la nueva generación es que el velocímetro ya no está situado en el centro del salpicadero, sino detrás del volante, junto al cuentarrevoluciones. Los botones de accionamiento de los elevalunas, pasan a la puerta.

En la posición anterior del velocímetro encontramos ahora una pantalla de 6,5” (8,8” si opcionalmente con disco duro, Navegador, conexión a internet, multimedia,..)

Los acabados y los encajes son de buena factura, no cómo en los primero Mini. El diseño se inspira en el modelo original, con botones muy parecidos a los que encontramos en los aviones.

El climatizador bizona destaca por su buen trabajo y bajo ruido, además su funcionamiento es muy intuitivo.

El ordenador de a bordo es completo y muy informativo, además disponemos de la información de la marcha engranada, la recomendación de cambio, autonomía, ..

Los asientos tienen un buen tamaño y confort, sujetan bien nuestra espalda y disponen de múltiples reglajes.

Las plazas traseras, aunque homologadas para 3 personas, sólo 2 podrán viajar cómodamente ya que la plaza central no es apta más que para trayectos cortos o para personas de poca envergadura.

Con una capacidad de 278 litros el maletero sigue sin ser muy capaz, pero la posibilidad de plegar los asientos y el buen acceso de carga, lo hacen más que correcto.

En marcha el Mini 5 puertas es simplemente sensacional, muy deportivo y divertido, pero sin ser incómodo, tanto las imperfecciones del asfalto como mis odiados resaltes de reducción de velocidad se sobrellevan bastante bien. Hay la opción de equipar el Control electrónico de la suspensión EDC, donde podemos elegir entre varios modos y optar a una suspensión más cómoda. También, para quien quiera un toque más ‘racing’, existe la posibilidad de equipar la ‘Suspensión deportiva’, opción solo recomendable para los más puristas.

El binomio dirección + suspensión hace que las carreteas reviradas se conviertan en un videojuego, dónde tenemos un gran control de coche y nos aporta enormes dosis de diversión.

El libiano peso (1.190 Kg en vacío) otorgan al Mini de una gran agilidad en curvas, aunque también en Autopista va de maravilla, pudiendo afrontar largos trayectos sin sufrir.

La ciudad, medio natural del Mini original, sigue dándosele bien, a pesar de los 4 metros de longitud, la visibilidad no es muy buena, pero es maniobrable, ágil callejeando y seguro.

El motor de nueva factura, tricilindrico de 1,5 litros, alimentado por un turbo Twin Scroll y que desarrolla 136 caballos, 14 más que el modelo al que sustituye, pero al que supera en todos los apartados.

El consumo es una de sus grandes virtudes, en conducción tranquila, conseguimos una excelente cifra de 5,9 litros a los 100 kilómetros, aunque si le damos caña, nos moveremos entorno a los 10 litros.

El cambio automático de 6 relaciones, es suave, muy deportivo y además sus desarrollos son bastante acertados.

El motor sabemos que es tricilíndrico, porqué la marca nos lo ha dicho, ya que no vibra ni suena como sucedía hasta el momento con todos los motores de 3 cilindros.

Las prestaciones son muy buenas, excelentes diría yo, ya que pasa de 0 a 100 Km/h en 8,2 segundos y coge los 207 Km/h de velocidad punta.

Valoración final.

El Mini no es un coche Low Cost, se va a los 21.000 euros, pero los vale, respecto a otros competidores, está mejor acabado, va sobradamente mejor, gasta poco y tiene una imagen que ninguno consigue igualar, es un coche muy recomendable y que os aportará muchas satisfacciones.

 

  • Mini Cooper
  • Pruebas Coches
  • Prueba a Fondo
  • Prueba Mini
  • Compacto
  • Turbo
  • Gasolina