Prueba a fondo Skoda Octavia RS 2.0 TDI 184 CV DSG

Hoy pasa por nuestras manos la versión deportiva de gasóleo de la berlina media del fabricante Checo del Grupo VAG. El Octavia siempre había contado con versiones más Racing sobretodo en sus motorizaciones de gasolina, pero ahora con la llegada del nuevo Tdi de 184 caballos tiene también una versión muy dinámica también en Diesel.

El nuevo Octavia sigue la línea de las ediciones anteriores, es una berlina media, muy ligera, de diseño simple pero atractivo, con una buena oferta de motores, precios competitivos y un equipamiento básico con posibilidad de personalizarlo.

Esta versión RS presenta una imagen muy deportiva, con faldones, apéndices aerodinámicos y llantas de gran tamaño, es el segundo acabado más equipado tras el lujoso Laurin&Klemen.

Interior

El diseño de los Checos es muy parecido al de Seat, sencillo y de líneas suaves, no es moderno pero tampoco pasará de moda rápidamente como sucede con muchas otras marcas, los materiales usados son mayormente plásticos duros, el ajuste es muy bueno y la ergonomía también, son muy fáciles de usar todos los mandos.

El cuadro de relojes con el aporte del ordenador de a bordo, ofrece una completa información de rápida lectura, el salpicadero no derrocha diseño pero todo está en su sitio.

Los asientos delanteros son una gozada, tanto por confort como por sujeción, serán unos grandes aliados a la hora de emprender largos viajes.

Detrás tenemos como es norma en Skoda, mucho espacio, sobretodo longitudinal, la banqueta es cómoda y amplia.

El enorme maletero con 590 litros y un acceso mediante portón (recordemos que el Octavia se vende en carrocería de 5 puertas o familiar), da para poner un montón de equipaje o llenarlo de bolsas de la compra.

Motor

El propulsor evolución del anterior Tdi de 170 caballos parece que en lugar de ganar 14 caballos haya ganado algunos más, además nos deleita con unas prestaciones de muy alto nivel, como los 230 km/h de punta o los irrisorios 8,2 segundos en pasar de 0 a 100 Km/h, unas cifras muy respetables.

El motor destaca por su linealidad, sube de vueltas sin parar desde muy abajo, apenas suena o vibra y enamora al volante.

El consumo medio en uso normal, sin forzar ronda los 6 litros, si le damos algo de caña subirá un litro o dos más, pero nuestra sonrisa en la cara pagará la diferencia.

Comportamiento

Este Octavia es una auténtica lapa en cualquier carretera con buen asfalto, si no le buscamos los límites es divertido y eficaz, su suspensión firme pero no seca es divertida sin maltratarnos.

En ciudad es un coche grande pero que se las apaña bastante bien, tiene una visibilidad mayor a la media, es relativamente ágil y se estaciona con bastante facilidad.

En autopista es sensacional, a velocidades legales parece que vayamos parados, es muy estable y seguro, es un coche muy recomendable para viajar, tanto solos como en familia.

Las carreteras secundarias y sobretodo las reviradas son para divertirse a sus mandos, es una coche fácil de conducir que frena muy bien y que tiene una dirección informativa y precisa.

Valoración Final

La única pega que le ponemos es su interior triste, ya que el exterior es muy fardón y bonito (a nuestro juicio), corre como un demonio, gasta poco y tiene un precio de 32.500 euros que no es ninguna barbaridad, ya que lleva mucho equipamiento de serie (Faros de Xenon, Climatizador, llantas de 18′, antinieblas con función de cunetero…) una buena compra vaya.

  • Prueba
  • Test
  • Skoda
  • Octavia
  • RS
  • Tdi
  • Turbo Diesel
  • DSG
  • Automático
  • Octavia DSG
  • Cambio Automático
    Alta boletín Novedades elmotor.net
    Suscríbete a nuestro boletín de contenidos y recibe información actualizada.
    icon