[quads id=5]

Prueba a fondo Ssangyong Rexton W Automático.

Prueba a fondo Ssangyong Rexton W Automático.

En este trabajo las cosas nunca son lo que parecen, a veces coges un coche con mucha ilusión y te llevas una desilusión y otras como la actual, un coche que a priori no tenía mucha expectativas, a resultado un diamante en bruto.

Me explicaré, todos escuchamos la rumorología de cada modelo o marca y aunque ya había probado un par de Ssangyong y había quedado satisfecho, al montarme en este Rexton, con cambio automático recordé las malas referencias que tenía de estos modelos, pero la cosa cambió en pocos kilómetros, el nuevo cambio automático asociado al nuevo motor 100% Ssangyong se han revelado sencillamente deliciosos, sin aspiraciones deportivas pero más que suficiente para aportar un elevado confort y unas buenas prestaciones.

Otro detalle que ha mejorado es el acabado y sobretodo los ajustes, son dignos de marcas mucho más caras y con mayor rintintín.

El nuevo Rexton W es una evolución del anterior Rexton, el diseño es parecido, sigue siendo un 4×4 auténtico con su reductora y su buena altura del suelo, pero al mismo tiempo es un vehiculo muy familiar con 7 buenas plazas, un confort muy elevado y un equipamiento excepcional.

Gama
La gama es corta pero más que suficiente, con un solo motor diesel de 155 cv, dos niveles de acabado y posibilidad de escoger entre tracción total o trasera, todo con unos precios de compra muy económicos (desde 25.000 euros)

Motor
El motor es una actualización del motor de 2 litros estrenado por el Korando que después también usó, en otra versión el Sports Pick Up, es un cuatro cilindros diesel de diseño propio con inyección directa, common rail y turbo de geometría variable.

Desarrolla 155 caballos y 360 Nm a tan solo 1.500 revoluciones, lo que le permiten ser muy suave y disponer de fuerza en todo el rango de revoluciones. A priori pueden parecer pocos 155 caballos, pero durante la prueba, dónde hicimos carretera, autopista y algo de 4×4, nunca tuvimos la necesidad de más caballería, incluso a plena carga (7 adultos)

El cambio es suave y rápido, es fácil desentenderse de su trabajo, siempre tenemos la marcha adecuada y apenas se nota la transición entre marchas.

El consumo es bastante inferior al anterior motor de 5 cilindros y 2,7 litros, ya que se sitúa entorno a los 8 litros a los 100 km.

Las prestaciones no son deportivas pero tampoco el peso (2 toneladas) y sus dimensiones (4,75 metros de largo, 1,8 metros de alto y 1,9 metros de ancho) no animan a hacer una conducción con el cuchillo entre los dientes.

Interior
Aquí es dónde más nos ha sorprendido el bueno del Ssangyong, buena calidad, buena insonorización, diseño sencillo pero con detalles de madera, tapicería de piel, equipamiento completo con un equipo de sonido que sonaba muy bien, cámara de visión trasera, navegador y sólo se hecha en falta un ordenador de a bordo, un fallo perdonable.

Los asientos delanteros destacan por su buen tamaño y mullido, les falta algo de sujeción en zonas viradas pero el confort es muy elevado.

Detrás la banqueta es cómoda para tres ocupantes, pero también adolece de falta de forma de las plazas. El espacio es excelente.

La tercera fila está pensada para dos churumbeles, aunque caben dos adultos con las rodillas algo replegadas. Estas dos plazas se enrasan en el maletero cuando no las usamos.

El maletero es justo con todas las plazas ocupadas y muy capaz a medida que vamos plegando asientos. Si solo vamos dos, el espacio es digno de una furgoneta, eso si con una altura de carga elevada, pero la boca del maletero es inmensa.

Comportamiento
Otra de las sorpresas ha sido el buen hacer de las suspensiones, ya que dábamos por hecho que filtraría muy bien las irregularidades del asfalto y no defraudó, pero también esperábamos una cierta torpeza en zonas viradas y nos dejó con la boca abierta su buen hacer, pese a tener una dirección muy desmultiplicada, se comporta muy bien en carreteras secundarias y rotondas, sitios dónde este tipo de vehículos normalmente son poco ágiles.

En Autopista es un excelente rodador, con la ayuda del cambio automático y de la gran insonorización, es un coche perfecto para largos trayectos.

En ciudad es un elefante en una cacharrería, torpe y poco amigo del callejeo, pero no hay ningún competidor que lo haga mejor.

Valoración Final
Es un vehiculo infinitamente recomendable, esta versión tope de gama con un equipamiento sensacional vale 32.000 euros, un chollo en toda regla.

  • Ssangyong
  • Rexton W
  • Automático
  • Todo terreno
  • 4×4
  • AWD
  • 4wd
  • Prueba
  • Test
  • Diesel