[quads id=5]

Prueba: Audi A1 1.4 TSi 122cv.

Prueba: Audi A1 1.4 TSi 122cv.

Hoy pasa por nuestras manos uno de los coches más divertidos del mercado, un pequeño GTi moderno, que atrae miradas allá por dónde pasa, se trata del benjamín de la casa de los cuatro aros, el A1.

Prueba: Audi A1 1.4 TSi 122cv

Hoy pasa por nuestras manos uno de los coches más divertidos del mercado, un pequeño GTi moderno, que atrae miradas allá por dónde pasa, se trata del benjamín de la casa de los cuatro aros, el A1.

A día de hoy ya han pasado todas las declinaciones del pequeño de Audi y sin lugar a dudas esta es la que más nos ha convencido, por prestaciones, sensaciones y por un equilibrio muy conseguido entre dinámica y economía.

El A1 comparte muchos componentes con el Seat Ibiza y el Volkswagen Polo, pero está muy por encima en calidad tanto de acabados como de rodadura, y también les supera en posibilidades de personalización.

Gama
Desde hace unos meses la oferta del A1 se ha multiplicado, gracias a la llegada de la versión de 5 puertas, que se suma a la ya existente de 3. En cuanto a motores, se puede combinar con 6 propulsores, tres gasolina entre 86 y 185 caballos y otros 3 diesel de 90 a 143 caballos. La mayoría se pueden pedir con caja de cambios manual o automática.

Motor
Este motor, como ya hemos comentado, encaja a la perfección con la filosofía del modelo, es un motor deportivo, suave y bastante frugal.

Se trata de un propulsor de 1,4 litros de cilindrada, con inyección directa y Turbo, que desarrolla 122 caballos, aunque parece que sean muchos más.

Las prestaciones son muy buenas, con una punta de 203 km/h y necesitando 8,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h.

El consumo homologado es muy difícil de conseguir, ya que está en 5,2 litros, pero si que es realista moverse entre 6 y 6,5 litros, dependiendo del tipo de conducción y tipo de vía.

El cambio manual nos ha encantado, es rápido y preciso con un escalonado muy acertado y un tacto delicioso, por muy bueno que sea el automático S-tronic este nos ha convencido más.

Interior
El A1 es un vehiculo pequeño por fuera y por tanto por dentro tampoco se pueden esperar grandes espacios, pero sorprende lo conseguido de su diseño y que aprovecha muy bien el espacio.

El salpicadero rezuma calidad, con un cuadro de relojes de buena lectura y una cónsola central nada abigarrada y con todos los mandos a mano.

Los asientos delanteros recogen perfectamente nuestro cuerpo y son muy sencillos de regular, eso si hay que acostumbrarse a ir tan cerca del suelo y la visibilidad es justa.

Detrás tenemos espacio para dos locos bajitos, ya que ni el acceso ni el espacio están pensados para adultos. Una vez sentados los dos asientos son cómodos.

El maletero con 270 litros es justo, pero tampoco es muy inferior que la competencia.

Comportamiento
Pequeño, bajito, suspensiones firmes, motor turbo y dirección directa, la mezcla es explosiva y adictiva, es un coche divertido dónde los haya, rápido y sobretodo de aquellos coches que da pena deshacerse cuando acaba la prueba.

En ciudad solo tiene el defecto de la visibilidad reducida, ya que tanto por tamaño, como por agilidad o capacidad de maniobra, es una maravilla, entra en todos los parkings, es sencillo de llevar y su motor ni se oye.

En Autopista sorprende su buen hacer, permite rápidos viajes, si apenas cansancio, es estable y va sobre raíles.

En carreteras de curvas con buen firme es una delicia, muy veloz, muy ágil y como buen Audi, sencillo de conducir, te pone la sonrisa en la cara desde el primer momento.

Valoración Final
Es una monada, es rápido y muy polivalente, nos ha encantado y a muchos de nuestros vecinos, amigos y no tan amigos también es un coche divertidísimo y los 19.000 euros que piden por él no se nos antojan muchos.

  • Audi
  • A1
  • Tsi
  • Urbano
  • Prueba
  • Test