[quads id=5]

Prueba Fiat Bravo 1.4 Tjet 150 cv..

Prueba Fiat Bravo 1.4 Tjet 150 cv..

Fiat ha revolucionado la categoría de los compactos con su nuevo Bravo, con un diseño fresco y agradable, y unos precios muy competitivos, huyendo de los anodinos diseños por ordenador que se estaban popularizando entre las marcas.

Prueba Fiat Bravo 1.4 Tjet 150 cv.

Fiat ha revolucionado la categoría de los compactos con su nuevo Bravo, con un diseño fresco y agradable, y unos precios muy competitivos, huyendo de los anodinos diseños por ordenador que se estaban popularizando entre las marcas. El diseño italiano más puro ha vuelto, y para quedarse. Hay que reconocer que se echaban de menos productos con alma, con corazón. Fiat con su Stilo, se unió a la moda de los coches funcionales y sin personalidad, pero se ha dado cuenta que los consumidores valoran el diseño y que muchos compran por la vista.

Con unas líneas cálidas y rodondeadas, el nuevo Bravo seduce allí por dónde vaya. Se puede considerar un coche bonito. Con un alma deportiva nuestro protagonista montaba el motor gasolina más potente el 1.4 Tjet de 150 cv.

Motor
El propulsor Tjet es uno de la nueva generación de motores de baja cilindrada (1,4 litros en este caso) que gracias a la mágica actuación del Turbo consiguen potencia y prestaciones con unos consumos sensiblemente más bajos que el resto de propulsores con la misma potencia pero con más cilindrada.

La verdad es que fuerza y prestaciones no le faltan a nuestro amigo Bravo, es una gozada tener la seguridad de que el motor responderá a cualquier régimen, y además lo hará con la rabia típica de los motores turboalimentados.

Los consumos son sensibles a la presión sobre el acelerador, si conducimos a fondo el consumo puede llegar a los 10 litros fácilmente, pero en recorrido mixto y conducción normal, no tranquila, nos ha gastado 7,6 litros, un registro en línea de otros motores parecidos como el 1,4 Tsi de Volkswagen.

Como hemos comentado el motor es muy voluntarioso a cualquier régimen y por tanto es muy cómodo de funcionamiento, además el confort acústico es sobresaliente.

Habitabilidad
Las atractivas formas exteriores y su diseño deportivo pasan un poco de factura en el interior, no por falta de espacio, sino por sensación de amplitud, se muestra un tanto angosto. Como ya hemos comentado es una sensación, ya que la postura de conducción es ámplia y cómoda, pero con el techo muy cerca. La verdad es que una vez sentados en su interior nos transmite seguridad, como si nos protegiera. La postura al volante es sensacional, muy cuidada y con múltiples reglajes tanto del asiento como del volante. Es fácil aguantar muchas horas al volante por su cuidada ergonomía.

El panel de mando es clásico y completo, fácil de usar y con todo a mano.

El Maletero es bastante capaz, de formas regulares, pero con la boca de carga un tanto alta y con un defecto en su abertura. Para abrir hay que pulsar sobre el logo de Fiat, así se desbloquea la cerradura, pero no hay dónde coger para abrir el portón, una vez pulsado el botón.

Los ocupantes de los asientos trasero irán bien, si estrecheces ni falta de espacio para las piernas, eso si mejor dos que tres, como es normal en todos los compactos.

Comportamiento
No se si ha habido colaboración con Ferrari, pero el Bravo es una máquina de devorar curvas, ni se inmuta, ya puedes pasar en sexta marcha a alta velocidad que su excelente dirección nos llevará dónde queramos y el tren trasero obedecerá sin rechistar, pensamos que es el compacto con mejor estabilidad que ha pasado por nuestras manos.

En Autopista también es un decálogo de buenas maneras, muy asentado, con la dirección firme y súper precisa.

En ciudad se mueve muy cómodo debido a su tamaño y radio de giro, tampoco la visibilidad es un problema.

Pero es en tramos de curvas dónde el Italiano nos generará una sonrisa de placer, no podéis dejar de probarlo.

Calidad – Precio
Esta versión tope de gama, con todos los extras, se nos antoja un poco cara (22.000 euros), en comparación con la competencia, aunque si os lo podéis permitir, nunca os arrepentiréis. Para las economías menos saneadas, la versión de 120 cv por 18.000 euros parece que no nos defraudará ni en prestaciones ni en precio.

La calidad del fabricante italiano ha mejorado mucho últimamente, al igual que su fiabilidad, además Fiat tiende a equipar muy bien a sus vehículos desde las versiones más básicas.

  • Fiat
  • Bravo
  • Tjet
  • Compacto
  • Prueba
  • Test