[quads id=5]

Prueba : Nissan Leaf 100% eléctrico.

Prueba : Nissan Leaf 100% eléctrico.

Nissan tiene en el Leaf el único coche eléctrico desarrollado y pensado solo para tener este tipo de motorización, esto da una idea de las esperanzas que tiene puestas la firma del país del sol naciente en este vehiculo.

Sus competidores son fruto de una evolución de vehículos con motor de explosión, que han sido modificados para alojar las baterías y el motor eléctrico, ejemplo de esta práctica son el Fluence ZE, o el Mitsubishi i-MiEV.

Los vehículos eléctricos han venido precedidos de unos desafortunados estudios de mercado, dónde se decía que casi todo hijo de vecino tendría un coche de este tipo, pero la implacable ley del mercado ha puesto en su sitio a estos Nostradamus de pacotilla. El vehiculo eléctrico se irá introduciendo en el mercado como ha pasado en el caso del ABS, Airbags,… y esto vendrá unido a una mejora de sus autonomías y una rebaja de costo de adquisición, ya que estos son los dos “defectos†que tienen.

El vehiculo eléctrico ofrece un confort de conducción y sobretodo unos bajos mantenimientos que lo hacen incomparable con el mejor gasolina del mercado, ya que son muy silenciosos, y tienen el mismo mantenimiento que un móvil, o sea recargar y poco más. Bueno, si cada unos miles de kilómetros tendremos que cambiar pastillas de freno y cuando las baterías se agoten nos darán un buen palo a la cuenta corriente, pero en global el coste por kilómetro es menor.

Gama
El Leaf solo está disponible en una terminación muy equipada, y en dos colores, azul y blanco, hay unos pocos opcionales y ya está.

Motor
Este motor eléctrico corriente alterna desarrolla el equivalente a 109 caballos y está alimentado por un conjunto de baterías de Ion Litio, su autonomía máxima está cerca de los 175 km, siempre dependiendo de las condiciones de la vía, del tráfico y del uso que hagamos del acelerador, en nuestra toma de contacto, en Barcelona, un viernes por la tarde, con las calles atestadas de coches y después por la carretera de Vallvidrera, una vía con bastante subida, pudimos comprobar que es muy variable el consumo eléctrico dependiendo de la situación, ya que subiendo bajó alarmantemente la autonomía, pero en la bajada y sobretodo en las frenadas, recuperamos gran parte de la energía perdida en la ascensión.

En llano y velocidad constante es muy fácil acercarse e incluso superar la autonomía de 175 km.

Las prestaciones son excelentes, son una aceleración que te deja la espalda pegada al asiento y unas recuperaciones a la par. No hemos encontrado cifras oficiales de prestaciones.

Una cosa cachonda que tiene el coche es cuando entra en reserva, y que para que no nos quedemos tirados, se pone en modo tortuga a 30 Km/h durante un máximo de 15-20 kilómetros, espacio suficiente para encontrar el enchufe dónde cargarlo.

El cambio de marchas tiene tres posiciones y no hay escalado de velocidades, tenemos una posición D, para circular con toda la potencia y prestaciones, un modo Eco, que suaviza mucho la respuesta del acelerador y una tercera posición que es la marcha atrás.
En el tablier tenemos una pantalla que nos informa de la cantidad de carga de las baterías, del modo de conducción y del consumo instantáneo y autonomía, a parte de los normales relojes de velocidad, hora,..

La carga de las baterías se puede realizar desde un enchufe de 220v como los que tenemos en casa o en un punto de carga rápida a 380v, dependiendo de si lo hacemos con uno o con otro tardará como máximo de 1 a 8 horas.

Interior
El Leaf destaca por su buen aprovechamiento interior, con un buen confort y bastantes guanteras repartidas por el habitáculo.

La calidad de materiales es buena, pero predominan los plásticos duros y el diseño es muy japonés, sencillo y práctico, a parte de las pantallas del navegador y el cuadro de relojes, hay pocas concesiones al diseño.

La posición de conducción es sumamente cómoda y permite un buen acomodo independiente de la talla del conductor. La plaza del pasajero también destaca por el confort.

Detrás nada tiene que envidiar a un buen compacto, con espacio más que de sobras para las piernas y un mullido medio del respaldo. El acceso también es bueno.

El maletero con 330 litros tiene buena capacidad pero sus formas son muy poco regulares.

Comportamiento
Su concepción prima el confort, ya que será un coche eminentemente urbano, así que dispone de un tarado de suspensiones más bien suave.

En ciudad es una gozada circular con él, con una respuesta inmediata al acelerador, buena maniobrabilidad y gracias a la cámara de visión trasera, es fácil estacionar.

En carretera si las curvas son cerradas, tiende a inclinar un poco la carrocería, sin perder la trayectoria ni representar ningún problema de seguridad pero no tiene tacto deportivo, ni lo pretende.

En autopista es suave y muy buen rodador, su handicap es la autonomía.

Equipamiento
El Leaf va equipado hasta las cejas, con navegador, cámara de visión trasera, equipo de música, elevalunas en todas las puertas, arranque sin llave,.. sin duda pocos encontrarán a faltar algún equipamiento.

Competidores
Como ya hemos comentado, es el único vehiculo concebido para ser eléctrico y por tanto es superior al resto de eléctricos, además por tamaño solo el Renault Fluence ZE puede competir, aunque con menos motor y autonomía.

Valor/precio
EL recio de tarifa es de 35.000 euros a los que hay que sumar las ayudas estatales (entorno a 6.000 euros), igualmente es caro y su radio de acción recortado, eso si es interesante para Policía Local, Taxis, entre otros que no recorran diariamente estos kilómetros o puedan cada ciertas horas parar a recargar baterías. Creemos que tiene una buena base, si alguna marca consigue desarrollar unas baterías que consigan una autonomía cercana a los 400 kilómetros y se instalan más puntos de recarga, el vehiculo eléctrico terminará por comerse una gran parte del pastel.

 

  • Prueba
  • Nissan
  • Leaf
  • Electrico
  • Test
  • Compacto