[quads id=5]

Prueba : Opel Meriva 1.4 T.

Prueba : Opel Meriva 1.4 T.

La marca del Rayo revolucionó recientemente el mercado de los monovolumenes pequeños con la nueva generación del Meriva, un vehiculo completamente nuevo, que sólo comparte con su ancestro el nombre y el concepto.

Prueba : Opel Meriva 1.4 T

La marca del Rayo revolucionó recientemente el mercado de los monovolumenes pequeños con la nueva generación del Meriva, un vehiculo completamente nuevo, que sólo comparte con su ancestro el nombre y el concepto. El nuevo Meriva es el nuevo referente del segmento tanto por diseño, como por espacio interior y calidad. Como rasgo distintivo tiene que las puertas traseras se abren a la inversa de lo común o sea de adelante hacia atrás, un concepto que pocas marcas usan y que permite un mejor acceso, sobretodo en el caso de tener que montar una silla de bebé y acomodar a su ocupante.

El nuevo Meriva también crece un puñado de centímetros otorgando más espacio para ocupantes y carga.

Dónde más se nota el salto cualitativo es en el diseño, se pasa de una imagen fría y cuadrada a un atractivo diseño que confiamos que le dote de un importante éxito comercial.

Este tipo de vehículos son la opción perfecta a los compactos, a los que superan en espacio interior y capacidad de maletero, igualan en comportamiento y además son algo más económicos.

Gama

La gama actual del Meriva está estructurada por cinco motores, dos diesel y tres gasolina entre 75 y 140 caballos y tres niveles de acabado, Essentia, Enjoy y Cosmo. Aparte hay una extensa lista de opcionales, algunos de los cuales no se pueden montar en ninguno de sus competidores.

Motor

La sorpresa de esta prueba fue el propulsor, un 1,4 litros gasolina con turbocompresor que desarrolla 140 caballos y que le sienta como anillo al dedo al Meriva, sus 200 nm de Par le otorgan una respuesta franca y pronta a cualquier régimen y unas prestaciones más que respetables, rozando los 200 Km/h de punta y pasando de 0 a 100 en apenas 10 segundos.

Es un propulsor silencioso y que no vibra en absoluto, además su consumo es muy bueno, con apenas 6,9 litros en nuestro circuito habitual, muy parecido al 1,7 diesel de 100 caballos que también monta el Meriva, mucho menos prestacional y además más caro.

Comportamiento

Un paso adelante respecto a la anterior generación del monovolumen de Opel a sido su equilibrio en movimiento, antes si queríamos efectividad teníamos que endurecer la suspensión, ahora de serie ya va muy bien, es estable y rápido.

En ciudad sus recortadas dimensiones (apenas 4,3 metros) le confieren una agilidad propia de un urbano, además su manejabilidad nos ayuda a la hora de estacionarlo.

En carretera ya no debemos temer al viento lateral y su pisada es franca, estable como el que más y gracias a su equilibrio de suspensiones es cómodo a la par que seguro.

En Autopista el paso adelante ha sido mayúsculo, ya que su comportamiento se asemeja al de un compacto, permitiendo viajes de gran envergadura.

Interior

La calidad de terminación del nuevo producto del fabricante alemán dónde más se nota es de puertas adentro, ya que el salto cualitativo es asombroso, siguiendo la senda marcada por el Insignia y Astra, tanto los acabados como el diseño rozan a gran altura, no Premium, pero es que su precio no es de vehiculo Premium.

El cuadro de relojes ofrece una gran cantidad de información, con una excelente iluminación nocturna y la cónsola central a pesar de tener gran cantidad de botones, todos están en su sitio y son fáciles de aprender.

Los asientos delanteros, a pesar de no recoger en exceso el cuerpo, son cómodos y ofrecen multitud de regulaciones para conseguir la posición idónea tanto al volante como de pasajero.

Atrás el mullido es primo hermano del Astra, demasiado duro. El acomodo está pensado para dos personas ya que la tercera no disfruta de un gran confort.

La modularidad es uno de los signos de distinción del Meriva, como ya lo fuera con el anterior, los asiento traseros se desplazan y se pueden plegar por partes, para ganar espacio de carga. El espacio tanto longitudinal como vertical es bueno.

El maletero es muy grande y de fácil acceso, los 400 litros lo sitúan por encima de muchos compactos que normalmente son 15 o 20 centímetros más largos. Plegando los asientos llegamos a tener 1.500 litros de capacidad.

Competidores

Ya hemos comentado que el nuevo Meriva es el nuevo rey del segmento, ya que el C3 Picasso o el Grand Modus de Renault no ofrecen ni el acabado ni el comportamiento del nuevo Opel.

Calidad/Precio

Pagar 19.500 euros por este modelo equipado con un soberbio motor y en acabado tope de gama no me parece nada fuera de lugar, si no queremos desembolsar tanto dinero, una opción muy interesante es el 1.4 gasolina de 100 caballos que en acabado básico (pero bastante completo) se va a los 15.000 euros.

 

  • Opel
  • Meriva
  • Turbo
  • Monovolumen
  • Prueba
  • Test