[quads id=5]

Prueba del Skoda Yeti 1.2 TSi 105 4×2

Prueba del Skoda Yeti 1.2 TSi 105 4×2

El Yeti es sin duda el SUV más peculiar y práctico del mercado, su diseño puede gustar o no, pero nadie puede dudar que es el SUV con mejor habitabilidad y practicidad de los que hay en su segmento.

Derivado del Roomster, la marca checa buscó tener un auténtico crossover con estética campera pero interior modulable como un monovolumen, incluso se pueden sacar los asientos traseros.

Su recortado tamaño, 4,22 metros, lo hacen un coche súper polivalente, su postura de conducción elevada muy adecuado para la circulación urbana y su capacidad de carga le permiten ser un coche familiar sin problemas.

Interior

Skoda es una marca que aunque los últimos años esté introduciendo detalles de color a sus realizaciones, como los asientos de la unidad de pruebas, tiene un diseño sobrio, y se nota en el salpicadero, muy ordenado y fácil de usar, pero falto de carácter. La calidad y ajustes son buenos y el equipo de música ofrecía una buena calidad de sonido.

Las plazas delanteras con detalles rojos son cómodas y sujetan nuestra espalda, la regulaciones nos permiten un rápido acomodo.

Las plazas traseras tienen unas buenas cotas, permiten su plegado o extracción total.

El maletero tiene una capacidad mínima de 405 litros, pero se puede ampliar hasta casi 1.600 litros con solo 2 plazas ocupadas.

Motor

El Yeti probado montaba la motorización de entrada en la gama, un 1,2 turbo gasolina que ya es más que suficiente para el Todo Camino Checo.

Este motor es sin duda el mejor propulsor de potencia similar del mercado, con una magnífica respuesta, silencio de marcha y consumos bastante ajustados.

El consumo durante la prueba se situó en unos buenos 6,5 litros a los 100 kilómetros, habida cuanta de que el Yeti no es precisamente un pequeño ciudadano, la cifra es un encomiable.

Las prestaciones son correctas, más que suficientes para un uso normal del coche, con una punta de 177 Km/h y pasando de 0 a 100 Km/h en 11,4 segundos.

El cambio de 6 relaciones es delicioso de tacto y perfecto en cuanto a escalado.

Comportamiento

El Yeti pese a su altura se comporta la mar de bien en todo tipo de circunstancias, es un buen callejero en ciudad, con agilidad y buena maniobrabilidad.

En Autopista tenemos un coche estable, algo sensible al viento lateral, pero buen rodador y aplomado. La dirección tiene un tacto tirando a duro muy de nuestro agrado.

En carreteras de segundo orden, sinuosas o no, se comporta con estabilidad y permite un ritmo bastante alto, apenas se nota la altura del coche y sólo se vuelve algo incómodo en asfaltos deteriorados.

Valoración Final

 

El precio de tarifa de esta versión parte de los 20.700 euros a lo que hay que restar los descuentos vigentes, no es un precio de chollo pero está en sintonía de lo que recibimos, un coche de calidad, con un motor eficiente y una enorme polivalencia.

  • Skoda
  • Yeti
  • Tsi
  • Turbo
  • Gasolina
  • SUV
  • 4×2
  • Prueba
  • Test