Probamos el Honda e, una visión futurista del coche eléctrico

Honda entra dentro del mercado de los coches eléctricos con personalidad propia y la verdad es que es de agradecer, ya que empieza a ser cansado probar coches de diferentes marcas que parecen clones por funcionamiento y estética.

El mayor fabricante de motores del mundo se ha lanzado a este segmento de futuro con un coche eléctrico urbanita, con diseño retro y tecnología de futuro, que no deja a nadie indiferente.

El Honda E es sin duda el coche eléctrico urbano con un diseño más personal y rompedor, y eso que el Mazda MX30 puso el listón bien alto, pero Honda tiene un plan más ambicioso que sus compatriotas y eso se nota en un vehículo pensado hasta el último detalles, Honda quiere que en 2030 dos tercios de sus ventas mundiales sean de vehículos electrificados.

Honda ha conseguido con el E lo que pocos consiguen, ser diferente, con soluciones únicas y sobretodo ingeniosas, con un diseño muy japonés y unos acabado de primera pero sin olvidar la funcionalidad.

A primera vista, a parte del diseño retro, lo que más llama la atención son las manillas de las puertas escondidas o la sustitución de los retrovisores exteriores por cámaras de vídeo, pero también sus recortadas dimensiones (3,8 metros de largo y 1,75 de ancho).

Otro detalle interesante es que cuando nos acercamos al vehiculo con la llave del coche o con el teléfono móvil llevando instalada la aplicación My Honda+, las manillas salen afuera y se abre el coche sin nosotros hacer nada..

Las faros delanteros redondos en los extremos están formados por 12 luces LED individuales que, al abrirlo, se van iluminando con una animación que da la bienvenida al vehículo.

Otras dos circunferencias de LED hacen las funciones de intermitencia y luz diurna, dándole al Honda e un aspecto futurista y de robot de película. Detrás también disponemos de luces Led en forma circular.

El puerto de carga se sitúa en el centro del capó y para abrirlo debemos pulsar un botón dentro del menu de la pantalla interior del coche. Aqui tenemos las dos tomas de corriente habituales, la de cargador rápido y la de toma doméstica de 220v.

Cómo hemos comentado es el primer coche del segmento B se ha optado por eliminar los tradicionales espejos retrovisores exteriores y en su lugar se han instalado dos cámaras muy compactas, y en los extremos del salpicadero tenemos unas pantallas dónde se muestra la imagen de las cámaras, esta es una solución muy inteligente, ya que la imagen siempre es excelente eliminando la posibilidad de que se empañen cristales o espejo, se ensucie.. Tienen dos ángulos de visión, uno más cerrado y otro más abierto que según Honda permite eliminar la mayor parte de los puntos muertos. Tienen lentes con gran angular, van cubiertas con una película de repelente para el agua y así evitan que si llueve sean inservibles. De noche y en condiciones de baja luminosidad aportan una visión mucho más clara que un retrovisor tradicional.

De puertas adentro el Honda E es simplemente rompedor y muy tcnológico, pero con toques Eco.

En el interior se mezclan las líneas clásicas y la tecnología más avanzada, ya que está conectado a Internet y puede hacer de punto de acceso Wifi, pero lo que más llama la atención son las cinco pantallas que se ubican en fila a lo ancho del salpicadero y de las que obtenemos una cantidad brutal de información que además podemos personalizar.

Las dos situadas a los extremos son las que proyectan las imágenes que captan las cámaras exteriores que hacen función de retrovisores. Luego detrás del volante hay otra pantalla TFT de 8,8 pulgadas donde se muestra información sobre la conducción, indicaciones de navegación, marcha, velocidad, actuación de los sistemas de seguridad o incluso el funcionamiento del sistema de velocidad de crucero adaptativo, … En la parte central del salpicadero se sitúan dos pantallas de 12,3″ permiten ver las indicaciones de navegación, flujos de energía y autonomía del vehículo, radio y sistema multimedia y un sinfín de aplicaciones, pueden intercambiarse de una pantalla a otra de forma muy sencilla.

Por supuesto disponemos de conectividad Apple CarPlay y Android Auto, pero también al contar el coche con una toma HDMI puedes conectar cualquier dispositivo que reproduzca vídeo externo y verlo en cualquiera de las dos pantallas.

El Equipo de sonido envolvente es sensacional, con 180 W y seis altavoces, mientras que, si nos vamos al acabado superior Honda e Advance su sistema de audio es de 376 W, cuenta con un amplificador externo, un subwoofer de 75 W situado debajo del asiento trasero y un altavoz central de 45 W añadido como uno de los ocho altavoces para proporcionar una mayor profundidad de sonido.

También cuenta con un asistente por voz que se activa diciendo “OK Honda” y al que le puedes pedir cosas de todo tipo.

Respecto a la batería es sin duda lo más modesto, aunque hemos de decir que es el eléctrico más parco en cosnsumo que hemos catado, disponemos de una batería de 35,5 kWh que proporciona una autonomía de hasta entorno a 230 km.

Cargar sus baterías hasta el 80% en un punto de carga CCS2 de 50 kW lleva 31 minutos. Un 100% en un enchufe doméstico de 2,3 kW se va a 18,8 horas.

Las baterías van situadas en el suelo del vehículo y permiten bajar considerablemente el centro de gravedad respecto a un modelo del mismo tamaño sin baterías. Tienen 60 celdas, las fabrica Panasonic y ofrecen una garantía de 8 años ó 160.000 kilómetros con una capacidad del 70% garantizada.

El motor eléctrico de la versión provbada e Advance es la más potente, ofrece 113kW (154 CV) y un par de 315 Nm que le permite acelerar hasta 100 km/h en 8,3 segundos. La versión básica del Honda e se queda en 100 kW (136 CV) el par motor se mantiene y acelera de 0 a 100 km/h en 9,0 segundos.

El motor va situado en la parte posterior del coche, por detrás del eje trasero lo que consigue un reparto de pesos es perfecto, con un 50% en la parte delantera y otro 50% en la trasera.

En movimiento es un auténtico Honda, un vehículo que consigue aportar seguridad y confort, con un bajo ruido de funcionamiento y una estabilidad muy conseguida.

Se trata de un coche de corte urbano y es en la ciudad dónde se comporta mejor, con un consumo irrisorio, muy ágil, suave y gran facilidad de estacionamiento.

En carretera sorprende lo bien que va, es suave, con una dirección precisa y confortable, no se amilana en zonas de curvas, dónde es de los eléctricos que mejor responde y más podemos disfrutar.

En Autopista va de cine, es estable, rápido y el consumo a velocidad constante se mantiene bien bajo.

Cuenta con un sistema llamado Honda Parking Pilot que permite aparcar y salir del parking automáticamente, moviendo él solo el volante, acelerando y frenando, en hasta cinco tipos de posiciones distintas.

Respecto a otros eléctricos que he probado de tamaño y potencia similar, el Honda e es algo menos frusco en salida, pero en cambio la respuesta al acelerador es más natural y progresiva.

El Honda e tiene dos modos de funcionamiento, el normal y el Sport. El Sport nos permite una mucho mayor aceleración y ritmo pero sin aumentar el consumo excesivamente. En conducción diaria, el modo normal cumple sin problema ni limitaciones.

Disponemos de dos modos de retención, la normal, para llano y subida y una segunda que nos permite casi olvidar el pedal de freno, que recupera mucha más energía en desaceleraciones y bajadas.

Valoración final

Es un coche encantador que enamora, con un diseño muy conseguido y un funcionamiento impecable, su precio parte de los 34.800 euros (37.800 euros la versión más potente) en línea de sus competidores, pero muy por encima de ellos en marcha..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

Te gusta nuestra web? Ya nos sigues en las Redes Sociales?